Agrandar imagen | Ver tamaño original
Situada para estar en armonía con su exuberante paisaje, esta casa construida para un jardinero experto, aprovecha todas las oportunidades para disfrutar de las vistas de los jardines circundantes y las colinas, creando al mismo tiempo un espacio cálido y confortable adecuado para una familia multigeneracional. La forma de la casa revestida de madera, recuerda a la estructura de una granja o incluso a un invernadero con su acristalamiento reticulado y techo inclinado. Las altas ventanas en cada extremo del volumen principal inundan la casa con luz. Los jardines diseñados en colaboración con el notable plantador Dan Hinkley son visibles desde todas las habitaciones, y las paredes de las ventanas en la sala de estar permiten que los jardines se conviertan en parte de la casa. Un techo verde continúa el énfasis de la casa en integrarse en su entorno natural. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir