Agrandar imagen | Ver tamaño original
La nueva fachada de INTERSPAR en Tatabánya fue restaurada en un tiempo récord. Su función resultó ser un gran gesto para captar la atención desde una gran distancia, adoptando una forma similar a las aberturas naturales de las cuevas Szelim, situadas en las montañas de la ciudad. La fachada es una característica dinámica relevante, pues cobra una vida moderna y fresca. La estructura en sí misma funciona como un marco acogedor que protege a los clientes de la lluvia y el sol, y que establece la imagen del interior vista desde el exterior completamente a través de la fachada de vidrio, especialmente en las noches. Elegimos la línea de Equitone para revestir la fachada, ya que gracias a sus surcos menores todo el elemento cobra vida en el ángulo cambiante del sol y también agrega una sensación rústica, que es un buen contraste con el volumen moderno original. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir