Agrandar imagen | Ver tamaño original
Nuestra primera decisión sobre cómo abordar el diseño de una casa en Campos do Jordão, una ciudad de clima templado a 1.600 metros sobre el nivel del mar en las montañas cerca de São Paulo, fue evitar el estilo local generalizado de los Alpes europeos. Queríamos escuchar lo que la tierra pedía con sus árboles y personas. Encontramos un lugar rico en trabajadores, una naturaleza exuberante con hermosos y altos pinos llamados Araucaria y un clima seco y frío la mayor parte del año. La forma del edificio viene del fruto de las araucarias, el piñón. Una forma sinuosa que deja pasar el viento e invita al residente a diferentes experiencias de su vida cotidiana. En lugar de escaleras, rampas. En lugar de pasillos, formas escultóricas que abrazan a las personas en el camino, cambiando a cada paso la experiencia sensorial. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir