Agrandar imagen | Ver tamaño original
En 2018, los investigadores chilenos Teodoro Dannemann, Boris Sotomayor-Gómez y Horacio Samaniego publicaron en la Royal Society Open Science los resultados de una investigación que, a partir del registro anónimo de la "huella" de 350.000 teléfonos móviles en horario laboral, visualizaba la segregación urbana de Santiago. "Sabemos que Santiago tiene burbujas y que hay segregación", reflexionó Dannemann en un artículo publicado por ArchDaily ese mismo año. Ahora, y a raíz de la crisis social en Chile, volvimos a conversar con Dannemann para indagar en los conclusiones del proyecto que apuesta por Big Data para desarrollar herramientas espaciales para analizar fenómenos urbanos. Nicolás Valencia: ¿Cómo interpretan este trabajo a la luz de la crisis social en Chile? Teodoro Dannemann (TD): Todo santiaguino sabe que Santiago, más que una sola ciudad, es un conjunto de burbujas más o menos aisladas entre ellas. La frase “vivir de Plaza Italia para arriba o para abajo” es un reflejo popular de la profunda desigualdad, el cual ha sido retratado por estudios sociológicos a partir de distribución del ingreso, acceso a educación y transporte, entre otros indicadores. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir