Agrandar imagen | Ver tamaño original
Por muchos años, la bóveda catalana ha sido empleada en distintos proyectos cuyo programa va desde lo habitacional hasta lo público. Este elemento de diseño parte de una técnica de construcción tradicional –probablemente originada en la Edad Media– que consiste en realizar una cubierta con ladrillos colocados por la cara de superficie mayor que forman el largo o soga y el ancho o tizón del ladrillo, en vez de hacerlo por cualquiera de las demás caras gruesas. Durante el siglo XIX, se hizo tan popular que empezó a replicarse en fábricas y naves industriales. Este recurso fue adoptado y replicado por su rapidez aunque requería de una mano de obra especializada por parte de los albañiles. Hoy en día, algunos arquitectos y arquitectas siguen empleando este recurso para conjugarlo con nuevos materiales, espacios y usos. Es por eso que hemos hecho una recopilación de proyectos en México para que te sigas inspirando en las técnicas tradicionales y encuentres un lenguaje propio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir