Agrandar imagen | Ver tamaño original
En el mar Mediterráneo, junto a una playa de fina arena blanca y adosada a la duna litoral, se encuentra esta vivienda construida hace 80 años por un alcalde de París. Se trata de una vivienda preexistente de planta rectangular con cubierta a cuatro aguas y un gran patio cerrado en posición sureste. La vivienda original responde a otra época; sobria, oscura y cerrada, parece no querer disfrutar de su vecino Mediterráneo, con una organización interior clásica es atravesada por un gran eje central oeste-este que actúa de distribuidor repartiendo estancias a sur y a norte de manera casi aleatoria, quedando al fondo, orientado a este, el salón, a la vez tan próximo como alejado del Mar. Se plantea una rehabilitación integral de la vivienda adaptada al momento programático, constructivo y tecnológico actual, pero, sobre todo, como una intervención en la que casa, duna, playa y mar se fundan en una misma cosa. Todo ello, sin perder de vista, la conservación de la privacidad y la discreción hacia el entorno construido próximo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir