Agrandar imagen | Ver tamaño original
Casa Puente se halla en el noreste de la costa menorquina, España. Su generosa parcela permite a la vivienda extenderse para captar las mejores vistas del paisaje, al mismo tiempo que sus volúmenes rotan creando sorprendentes espacios interiores y vistas que nunca se repiten.  Basado en el ensamblaje de plantas cuadradas y pentagonales, sus pequeños volúmenes poliédricos se apilan y sobrevuelan el paisaje con sorprendente ligereza formando un puente que da su nombre a la casa.  Con el fin de colocar un programa amplio de forma respetuosa en la naturaleza, éste se desglosó en unidades más reducidas. Las terrazas y piscina son una extensión directa del interior, siguiendo las mismas geometrías y manteniendo la mayoría de la parcela intacta. En esta casa de veraneo, el gran porche situado bajo los volúmenes flotantes se concibe como el espacio central de grandes reuniones sociales. Junto a la piscina y el jardín, desde él, uno puede contemplar las vistas en ambas direcciones: mar y montaña. Un segundo porche en la primera planta, en conexión con la cocina principal, se destina a un uso más diario. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir