Agrandar imagen | Ver tamaño original
Tener acceso a un baño es, por sobre todo, un factor de dignidad. Por más básico que parezca, la OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que 2 mil millones de personas en todo el mundo no cuentan con instalaciones de saneamiento básicas, como baños o letrinas. Además, este saneamiento inadecuado causa 432.000 muertes al año, principalmente por diarrea, además de ser un factor agravante para varias enfermedades tropicales desatendidas, como gusanos intestinales, esquistosomiasis y tracoma. En 2010, la ONU (Organización de las Naciones Unidas) consideró el saneamiento como un derecho básico, así como el acceso al agua potable. Aunque hoy el baño es mayormente privado, no siempre fue así . En la civilización romana, las letrinas colectivas también eran lugares de socialización y debate. Barbara Penner [1], profesora de la Escuela de Arquitectura de Bartlett, UCL, señala que "Antes de la aparición de la salud pública, fue la invención moderna de la privacidad lo que causó una ruptura decisiva en las actitudes anteriores hacia el cuerpo, generando un gran impacto en la historia de la humanidad. El aumento de la privacidad resultó en la privatización general de los baños occidentales, aunque esto no sucedió de manera uniforme o al mismo tiempo. Y dado que lo privado se ha equiparado cada vez más con lo exclusivo, no es sorprendente que los baños privados, y a menudo muy lujosos, aparecieran por primera vez en las casas aristocráticas o burguesas europeas. Hasta la década de 1920, y a veces mucho después de eso, los pobres urbanos y rurales continuaron utilizando instalaciones comunitarias (que seguían siendo sitios de socialización) y baños públicos, duchas y piscinas. Pero la privacidad y las preocupaciones sobre la decencia también han comenzado a dar forma a estos establecimientos; dichos espacios comunitarios se redujeron y los baños públicos se subdividieron de manera más rigurosa para garantizar la segregación entre hombres y mujeres y, con tabiques y cubículos, hombres con otros hombres y mujeres con otras mujeres". El concepto de los baños privados al interior de los edificios no es, por lo tanto, algo tan antiguo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir