Agrandar imagen | Ver tamaño original
Hace algunos años, no notábamos una relación directa entre el diseño arquitectónico y los distintos tipos de virus con los que convivimos. Con 0.00001 milímetros de tamaño –cien veces más pequeños que las bacterias– su presencia es tan invisible como amenazante, y debido a la aparición del COVID-19, hoy somos más conscientes de que su existencia y transmisión puede ser controlada a través de decisiones inteligentes de diseño y una correcta elección de los materiales. Aunque no todos los virus son nocivos para la salud humana, los baños pueden ser espacios especialmente propicios para la propagación de patógenos virales, por su función centrada en el aseo del cuerpo y la evacuación de desechos humanos. ¿Qué materiales y productos pueden ayudar a mantener la higiene y salubridad de estos espacios? Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir