Agrandar imagen | Ver tamaño original
Hemos girado ligeramente la dirección de la casa para asegurar la privacidad en relación con los edificios vecinos. También hemos construido una reja de madera en el lado sur del sitio para bloquear cualquier contacto visual entre los transeúntes y la residencia.  Además, las persianas de madera en ángulo se colocan para controlar aún más la línea de visión desde el interior y el exterior, asegurando así un ambiente abierto pero privado. La forma del edificio ayuda a bloquear la dura luz solar del verano y absorbe la cálida luz del invierno. Además, el efecto de la fuerte luz en verano puede ajustarse aún más a través de una pantalla plisada de papel japonés. Los aleros y las paredes interiores de la casa están cubiertos de madera de cedro, lo que da al interior un aspecto cálido y acogedor. Cuando el sol se pone, la luz artificial que viene del interior ilumina las paredes exteriores, hechas de tablas de cedro, y las persianas, construidas en ciprés. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir