Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los comedores al aire libre han demostrado ser una especie de salvavidas para los restaurantes, ya que habitar los interiores públicos siguen estando muy lejos del alcance de las personas en este punto de la crisis por la pandemia del coronavirus. Sin embargo, frente a mandatos restrictivos, los arquitectos, planificadores y restauradores de Estados Unidos se han visto obligados a idear formas creativas de mantener clientela activa sin riesgo de contagio en áreas de comedor al aire libre estéticamente agradables. En la ciudad de Nueva York, los patios de comida al aire libre pueden convertirse en parte de la norma, pues el concejal Keith Powers publicó el 27 de Julio un informe destinado a ayudar a las pequeñas empresas de la ciudad a mantenerse a flote. Entre las medidas propuestas en el programa Open for Business: Saving Our Small Businesses Post-COVID estaba la posibilidad de extender el espacio al aire libre existente en un proyecto a largo plazo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir