Agrandar imagen | Ver tamaño original
1. Para consolidar una trama urbana tradicional de manzanas alargadas, nos pareció natural fortalecer la idea del edificio como nueva esquina, y de este modo, llevamos toda la masa construida al perímetro externo del lote, dejando un patio interior con terrazas. Frente a un barrio que se adapta a nuevas regulaciones urbanas que permiten construcciones de mayor altura, este edificio podría funcionar como una pauta modesta para las edificaciones futuras. Decidimos proponer una esquina suavizada y curvada, para acompañar el movimiento peatonal cotidiano y durante ese proceso de diseño, recordamos “Bonjour Tristesse”, el hermoso proyecto de vivienda diseñado por Álvaro Siza Vieira y construido en los años ochentas en Berlín, que no solo completó la esquina de la manzana por medio de una amplia curva, sino que incorporó los ritmos y perforaciones de las construcciones vecinas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir