Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo

Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo

Este artículo fue originalmente publicado en Common Edge.

Los sindicatos son una tendencia entre los jóvenes con educación universitaria, informa el New York Times. Buscan la solidaridad—palanca colectiva—para lograr los cambios deseados a los que se resisten. Mientras que Amazon y Starbucks ocupan los titulares, los arquitectos más jóvenes también se están organizando. The Architecture Lobby, un grupo que se inclina hacia el socialismo democrático, insta a hacerlo. La empresa SHoP, con sede en Manhattan, fue un objetivo reciente y finalmente fallido de un grupo de sus empleados y un sindicato patrocinador.

Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo - Imagen 2 de 6Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo - Imagen 3 de 6Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo - Imagen 4 de 6Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo - Imagen 5 de 6+ 6

La respuesta de los dueños de SHoP fue de incredulidad: ¿No estamos juntos en esto? Una suposición de trabajo de las empresas urbanas en ambas costas es que son progresistas, como refleja la política de sus ciudades. Sin embargo, hay una línea divisoria en lo que significa "progresista": tanto los millennial y las nuevas generaciones como los profesionales costeros se inclinan por el socialismo; los Gen X y superiores, todavía miran principalmente al mercado para resolver problemas sociales.

Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo - Imagen 3 de 6
via Common Edge

Para organizarse, el sentimiento de agravio tiene que ser lo suficientemente compartido como para ganarse a la mayoría de los afectados. Los trabajadores del almacén de Amazon han tenido cierto éxito porque el espíritu de la empresa es una mezcla de la búsqueda de la eficiencia de Frederick Taylor y el culto al sacrificio "increíblemente grande" de Big Tech, aumentado por la IA. Las empresas de arquitectura pueden ser explotadoras e incluso tóxicas, pero la gente puede hacerlo sin problemas porque no hay oposición.

“Los arquitectos aman lo que hacen, por lo que son resistentes a la explotación”, me dijo una vez David Baker, pero la era del "amor al arte" ha terminado. Estudiar para ser arquitecto es cada vez más caro, incluso en las universidades públicas, y los jóvenes arquitectos ingresan al mundo laboral cargados de deudas. Y sus ambiciones esperan una recompensa más rápida de lo que tradicionalmente ha sido el caso de la profesión. En resumen, hay brechas entre lo que se busca y lo que está disponible. Eso puede sentirse opresivo.

El atractivo del Socialismo Democrático para esta cohorte refleja su percepción de que no todos los problemas que enfrentan pueden ser resueltos incluso por las firmas de arquitectura más grandes y progresistas sin un esfuerzo más amplio para fortalecer el ámbito público. Los bienes públicos como la educación, la atención médica, la vivienda y el cuidado de los niños carecen de fondos. El costo de lo que ofrece el mercado contribuye a la sensación de opresión de los arquitectos jóvenes, pero incluso mientras se organizan, están presionando por un cambio de régimen.

La premisa del Socialismo Democrático es que el capitalismo de mercado es compatible con una esfera pública adecuadamente financiada y que, en ausencia de dicha financiación, la esfera pública se deshilachará y la prosperidad general de la sociedad se tambaleará. Una cosa interesante sobre la pandemia es que el ámbito público recibió una dosis enorme, aunque aleatoria, de financiación, un reconocimiento tácito de que sin ella, las cosas podrían desmoronarse. El movimiento inicial de Biden fue continuar con esto, aceptar la premisa socialista demócrata.

¿No estamos todos juntos en esto?

El episodio de SHoP muestra quiénes somos y quiénes no. Donde las personas difieren se ha vuelto problemático. La diferencia es sustantiva. SHoP parece progresista, pero está ligado a una economía de capitalismo tardío cuyos oligarcas ven el ámbito público como filantropía. El arquitecto y economista Kevin Batcho señala que Estados Unidos fue un paraíso para la clase media durante la década de 1960 porque competíamos con la URSS por la lealtad del Tercer Mundo. Cuando cayó la Unión Soviética, se quitaron los guantes neoliberales. El bienestar social se contrajo rápidamente a medida que ganaba fuerza la creencia de que los mercados podían mantenerlo.

Aquí estamos. Los bienes públicos se privatizan y, en lugar de la riqueza de la clase media, tenemos una brecha cada vez mayor entre el nivel superior y todos los demás. A pesar de sus pretensiones caballerosas, los arquitectos forman parte de la clase profesional, a la que pertenece mi familia desde el siglo XIX. Los sindicatos rara vez figuraban; en cambio, tenemos el AIA.

Ese augusto organismo, en mi opinión, se ha parecido mucho a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, atrayendo a hombres blancos mayores cuyas perspectivas reflejan las prioridades y la visión del mundo de esa cohorte. Esta es la organización cuyo entonces director ejecutivo dio la bienvenida al presidente electo Trump con un comunicado de prensa sordo, y cuyos directores rechazaron una petición de ADPSR para declarar que el diseño de cámaras de ejecución y celdas de aislamiento en las prisiones de EE. UU. no es ético.

Mi capítulo local es una admirable excepción, pero la AIA a nivel nacional se ha quedado atrás. Sin embargo, hay un nuevo director ejecutivo, por lo que las cosas podrían cambiar. La función principal de Nacional ha sido repartir honores como una monarquía. Sin embargo, si se revisa, podría ser una mejor opción que un sindicato.

Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo - Imagen 4 de 6
via Common Edge

Un tipo diferente de unión

“¿Qué carajos?” Oigo exclamar a un amigo de Brooklyn. Pero permítanme citar a Peggy Deamer, fundadora de The Architecture Lobby y autora de varios libros sobre arquitectos como trabajadores. Cuando dice “unión”, su principal ejemplo es Architects Sweden. Sí, es un sindicato, pero se parece más a la AIA que a un sindicato.

Lo que es similar es que los miembros de Architects Sweden incluyen firmas y profesionales, y se ve a sí mismo como un defensor de ambos. Una diferencia es que Suecia es una democracia socialmente progresista con un ámbito público sólido, que busca conscientemente nivelar el campo de juego para las mujeres. Otra es que los arquitectos y profesionales afines están certificados por Architects Sweden. Cualquiera puede llamarse arquitecto y ejercer libremente; el gobierno no está involucrado. A pesar de esto, la mayoría de los arquitectos, diseñadores de interiores, arquitectos paisajistas y planificadores se unen a Architects Sweden como estudiantes. Con un título universitario o su equivalente y dos años trabajando para empresas relevantes en la UE, están certificados por el sindicato en su campo elegido.

Lo que mantiene a las empresas y profesionales del diseño sueco en su unión es el apoyo que ofrece a ambos. Architects Sweden ayuda a las empresas y los profesionales a decidir conjuntamente sobre las condiciones de trabajo, controlando la compensación y, por ejemplo, la participación de las mujeres en diferentes niveles en sus empresas y cómo progresan sus carreras en comparación con los hombres. Realiza un seguimiento y comparte las mejores prácticas en gestión empresarial, innovaciones en materiales y técnicas, integración de tecnología, condiciones del mercado y trabajo dentro y fuera de Suecia. La organización presiona al gobierno.

Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo - Imagen 5 de 6
via Common Edge

Revisando el AIA

Actualmente, la AIA carece del activismo y el sentido de propósito de Architect Sweden. Para cambiar, tendría que ampliar su competencia, no solo los arquitectos con licencia, sino la lista completa de profesionales que planifican y diseñan el entorno construido. Sería necesario mirar más allá de los límites y barreras profesionales para ver qué tan interconectados están en realidad, y aún así respetar sus culturas y conocimientos profesionales. Si los arquitectos de bases de datos son una profesión reconocida, la AIA no debería tener reparos en ampliar el término "arquitecto" y apoyar a sus campos hermanos como miembros.

Evelyn M. Lee, una arquitecta bien calificada del Área de la Bahía, se postula para presidenta electa de la AIA en una plataforma de cambio efectivo. Pero, ¿puede la AIA realmente igualar el activismo de Architects Sweden y su capacidad para unir a las profesiones del diseño? Es una pregunta abierta. Si flaquea o se niega a aceptar el desafío, hay dos alternativas: The Architecture Lobby, activo en la organización y socialista visiblemente democrático; y la Organización Nacional de Arquitectos Minoritarios (NOMA), de la que Lee también es miembro. Una carpa más grande daría a las empresas y profesionales de diseño más visibilidad y peso a medida que abordan sus desafíos compartidos.

Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo - Imagen 6 de 6
Axel Springer Campus by OMA. Image © Laurian Ghinitoiu

Cualquiera que sea la organización que esté a la altura de las circunstancias, es poco probable que utilice los sindicatos como modelo. Las quejas de los trabajadores del almacén difieren de las de los profesionales del diseño. Los horarios prolongados y mal remunerados, así como la naturaleza de contratar y despedir de muchas oficinas, hacen que trabajar como arquitecto sea precario. Esto no es nuevo, pero a menudo refleja una mala gestión de la empresa, no malas intenciones. Las empresas deben estar en la mezcla, pero la organización necesita independencia de las más grandes. La práctica de las empresas de subsidiar a sus empleados como miembros debería terminar. La afiliación individual debe ser asequible y la afiliación empresarial debe estar vinculada al tamaño y los ingresos. Ambos pueden tener sus propios cónclaves, reflejando sus diferentes situaciones, pero también pueden trabajar juntos de manera colectiva.

Lo que hace de Architects Sweden un modelo convincente es que muchos de estos desafíos recaen tanto en las empresas como en los profesionales. Las firmas de arquitectura todavía están obstaculizadas por un acuerdo antimonopolio que la AIA hizo hace décadas, impuesto por la SEC a instancias de los clientes federales más grandes de la profesión. Hasta entonces, el programa de tarifas de la AIA dictaba las tarifas mínimas (sobre la base de un porcentaje del costo de construcción) que las firmas miembro podían cobrar a los clientes. Les dio un "piso", de la misma manera que el salario mínimo para los trabajadores: protección, aunque sea mínima, contra la explotación y la mala gestión. Debería revisarse la prohibición de tarifas fijas, no solo para los arquitectos, sino para todas las profesiones relacionadas con la planificación y el diseño de nuestras ciudades.

Pero la tarea principal es levantar todos los botes: impulsar la equidad para las mujeres y las minorías así como promover un ámbito público asequible y accesible. Los problemas a los que nos enfrentamos como profesionales del diseño a menudo reflejan deficiencias sociales. Entonces, sí: estamos todos juntos en esto. Pero necesitamos un sindicato que lo entienda.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Parman, John. "Es hora de que arquitectas y arquitectos se unan para mejorar las condiciones de trabajo" [Is It Time For Architects to Unionize?] 19 jun 2022. ArchDaily México. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/983659/es-hora-de-que-los-arquitectos-se-unan-para-mejorar-las-condiciones-de-trabajo> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.