Agrandar imagen | Ver tamaño original
Gente y lugar, lugar y gente y luz y mar… Sustituir a la antigua iglesia de El Puerto, un modesto edificio que había acogido a los feligreses de esta zona de la ciudad desde hacía 30 años y conseguir que las gentes del barrio la entendieran como su parroquia. El entender la vinculación al mar de la feligresía y trasladarlo al proyecto ha sido un punto de partida del proyecto para crear entendimiento entre población y obra. Enraizar la arquitectura a los lugares a los que pertenece, ese suele ser uno de nuestros enfoques irrenunciables. La identidad del lugar moldeando a la obra. El mar de estos marineros que hemos conocido personalmente y que año tras año sacan a la Virgen y a Santa Ana en procesión marinera, la luz de Almería, el blanco, todo genera un conjunto palpable en nuestra obra para crear lazos de unión y complicidades con el nuevo edificio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir