Agrandar imagen | Ver tamaño original
Investigaciones sobre el cerebro muestran que el juego y aprendizaje están relacionados; el juego es un ingrediente central en el desarrollo de habilidades académicas, la preparación para la escuela y el rendimiento escolar. Las escuelas típicas se aíslan entre ellas mismas, los tiempos y espacios están definidos claramente, cada uno de forma independiente. Esta separación física y temporal ha devaluado el juego en los Estados Unidos: más de 30.000 escuelas ya no cuentan con recreo; entre 1997 y 2003, los juegos al aire libre disminuyeron en un 50%; en los últimos 20 años, los niños han perdido más de 8 horas de juego discrecional a la semana.  Al entretejer los espacios sociales y educativos, la nueva Escuela Primaria Wilkes cuestiona esta lamentable práctica. El diseño de Wilkes abarca la conectividad física y visual para que el aprendizaje puede suceder en todas partes. Mediante la transparencia, todas las necesidades del niño son abordadas: se eliminan las limitaciones físicas a oportunidades educativas, se puede trabajar con una amplia gama de estilos de aprendizaje, y las líneas entre el lugar donde puede ocurrir el aprendizaje y el juego se han difuminado. La disposición funcional fomenta la colaboración y crea oportunidades para la variación de escalas de aprendizaje - desde reuniones de múltiples aulas a experiencias individuales.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir