Agrandar imagen | Ver tamaño original
El jardín infantil en el sector noreste de Hamburgo ocupa un amplio sitio donde los niños pueden jugar entre árboles maduros. La relación con la naturaleza es una parte importante de la concepción pedagógica de la escuela. El edificio se integra en el tejido de pequeña escala de las circundante casas unifamiliares: la masa del edificio ha sido repartida en subunidades más pequeñas que están conectadas por patios abiertos. Cada una de las aulas tiene una tranquila habitación contigua y un lavatorio. Las aulas, la cocina y los espacios auxiliares están agrupados alrededor de un espacio común para el juego activo. En el centro de la guardería hay un atrio que aporta luz natural a los interiores. El corredor circundante, con reminiscencias de un claustro: se utiliza para la circulación, interacción y enlaza todas las funciones programáticas. Es espacialmente y acústicamente desacoplado por medio de una pared porosa de altura completa rellena con madera o cristal. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir