Agrandar imagen | Ver tamaño original
Las nuevas instalaciones de esta clínica dental se ubicaron en un bajo completamente lóbrego. El proyecto, por lo tanto, consistió en el acondicionamiento completo del espacio y sus fachadas para albergar tres gabinetes dentales. El diseño responde a dos cuestiones esenciales: la relación entre los tres gabinetes y la ubicación preeminente de la sala de espera. Por una parte, se buscó que los espacios de trabajo fuesen cerrados al exterior, sin ningún tipo de hueco en la fachada, pero lo más abiertos posibles hacia al interior para captar la máxima cantidad de luz natural posible. Para ello se maximizó la apertura de huecos en fachada hacia la calle principal y hacia una plaza interior con las mejores vistas; donde precisamente se sitúa la sala de espera, el lugar donde realmente el cliente debe sentirse a gusto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir