Agrandar imagen | Ver tamaño original
Descripción enviada por el equipo del proyecto. Como parte de la renovación de una casa adosada en Gante, los arquitectos belgas Fragmenture insertaron un volumen central triangular que alberga la cocina, la lavandería y los espacios de almacenamiento. Esta casa adosada de 190 metros cuadrados sufría la falta de luz y apertura. Una renovación general la transformó en una agradable y lúdica residencia urbana. Se eliminaron todos los muros de partición originales para crear una nueva organización, en la que el baño se reubica en el primer piso. Las antiguas dependencias en la parte posterior de la casa dieron paso a una nueva extensión de la casa compacta. Todas las funciones necesarias para la planta baja están organizadas en una pieza de mobiliario con forma de triángulo. Las zonas oscuras centrales albergan espacio de almacenamiento y cuarto de lavado. En la parte delantera de la casa, la sala de estar está separada de la cocina y el comedor de planta abierta, por un gabinete hecho a medida que incorpora almacenamiento oculto y abierto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir