Agrandar imagen | Ver tamaño original
"Este semestre puedes hacer lo que quieras, la única condición es que el proyecto final sea construido en escala real". Con este enunciado comienza el taller de séptimo nivel que imparte la premiada oficina Al Borde en la Universidad Tecnológica Indoamérica (UTI) en Ambato, Ecuador. De este taller han surgido más de 60 proyectos construidos, entre los cuales se destaca Nido del Quilico, proyecto desarrollado en 2016 por Darío Cárdenas, Jonathan Proaño y Daniel Sandoval. El texto a continuación es la adaptación de una entrevista post-taller realizada por el equipo de Al Borde a Darío Cárdenas. Me llamo Darío Cárdenas, soy de Baños (Ecuador), una ciudad donde los deportes extremos son el pan de cada día. Desde pequeños con mi hermano nos llamó la atención el parapente; cuando veíamos a unos locos botándose de la montaña siempre íbamos corriendo a ver donde aterrizaron. Un día contactamos con un instructor, nos tocó trabajar duro para poder pagar el curso y mi hermano me apoyó bastante. Yo trabajaba en un bar, el viernes entraba a las ocho de la noche y salía a las tres de la mañana; a las siete me iba a Ambato a clases hasta las cuatro de la tarde, regresaba, me bañaba y de nuevo me iba al bar, así se pagó el curso y podría decirse que así empieza esta historia. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir