Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una casa de montaña para fines de semana de esquí, para una familia con 2 niños. El proyecto simplemente se dibuja a sí mismo a través del paisaje como un trazo negro que baja a toda velocidad por la pendiente. Este eje, muy marcado por la forma de la casa, apunta hacia el sur, así como el monte Sutton, una vista que queríamos priorizar. La inclinación del techo está invertida a la topografía del sitio. Así, la casa tiene 2 niveles en su extremo sur, con amplias aberturas, mientras que su extremo norte tiene una fachada baja con pocas aberturas y está protegida por una marquesina. La pared de concreto del refugio también protege la casa de las aguas de escorrentía que vienen de la montaña, que son pesadas durante la temporada de derretimiento. La casa está completamente cubierta de tablones de cedro teñidos de negro en las paredes exteriores y de blanco en las caras interiores. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir