Agrandar imagen | Ver tamaño original
Dicen que uno no puede separar el arte del artista, o quizás en este caso, al artista del arquitecto. Posiblemente uno de los arquitectos más criticados del mundo, Le Corbusier suele ser descrito como un tipo frío y controlador. Representando su naturaleza más soñadora y humorística, la actual exhibición del Nasjonalmuseet titulada Le Corbusier by the Sea (Le Corbusier en el mar), ahonda en sus recuerdos de sus viajes veraniegos a lo largo de la costa suroeste francesa. Montada en la Villa Stenersen, una de las sedes del Nasjonalmuseet, la exhibición muestra el trabajo de Le Corbusier como artista entre 1926 y 1936. La muestra no solo incluye 15 de sus pinturas reproducidas junto a una colección de dibujos y dos películas del registro personal de Le Corbusier. Como otras mentes creativas, Le Corbusier tuvo un lugar especial para encontrar la inspiración: Le Piquey, un lugar donde el arquitecto volvía a ser simplemente Charles-Édouard Jeanneret, dibujando incesante y libremente. Una vez que volvía a su taller parisino, Le Corbusier convertía sus dibujos en pinturas, materializando sus pensamientos en el lienzo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir