Agrandar imagen | Ver tamaño original
Fluctuart es un edificio flotante que quería dejar entrar agua dentro de él. Una idea paradójica que nos llevó a hacer literalmente un agujero en el casco. Una paradoja que responde a la del programa: crear un espacio cerrado para exhibir obras de arte que pertenecen y existen naturalmente en la calle y en el exterior: street-art y graffiti. Llevar agua al edificio consistió en extrapolar los límites físicos del proyecto y hacerlos desaparecer; esta fue la base del trabajo arquitectónico. Esta línea de agua, dentro del patio, y con las escaleras que sobrevuelan, permite crear un espacio con suficiente fuerza para articular los tres pisos muy diferentes del edificio. La 'cueva' al nivel del agua ofrece vistas longitudinales del Sena. El primer piso con sus grandes marcos de vidrio permite una vista transversal de ambos lados del río y la terraza completamente abierta finalmente ofrece una vista de 360 ° de París. El diseño de las fachadas está inspirado en el ritmo simple, puro y funcional des edificos portuarios. Una estructura flotante independiente en acero puro, que transporta estos volúmenes como si fueran contenedores. La trama de la fachada se refleja dentro del edificio organizando los espacios, materiales, iluminación, pero también el diseño de muebles y soportes para obras de arte. Los juegos de luces creados por esta repetición puestos en perspectiva le permiten a uno sentir una sensación de infinito en el espacio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir