Agrandar imagen | Ver tamaño original
Durante los últimos años, la Inteligencia Artificial (IA) ha provocado un intenso debate en la industria de la arquitectura, sin embargo, parece que muy pocos de nosotros sabemos exactamente qué es o por qué genera esta tormenta de emociones. Seguramente existen profesionales e investigadores que saben más sobre este campo que yo, pero tengo experiencia práctica en el uso de algoritmos e Inteligencia Artificial durante los últimos 10 años, a través de diferentes proyectos. Este es uno de los desafíos que enfrenta nuestro campo: ¿cómo podemos hacer un uso práctico de estas nuevas herramientas? Muchas personas se han acercado a mí alegando que la IA no puede hacer su trabajo y que ser arquitecto es mucho más que componer un plano o calcular el volumen de una envolvente de un edificio. Ellos están en lo correcto. Pero dicho esto, no hay razón para no estar abiertos a la posibilidad de que la IA pueda ayudarnos a diseñar edificios aún mejores. Existen muchas tareas que se resuelven mucho mejor con la tecnología que manualmente, y viceversa. En general, si podemos reducir un problema a números o definir claramente lo que estamos tratando de resolver, la Inteligencia Artificial probablemente podrá resolverlo. Si buscamos opiniones o emociones subjetivas, podría ser más complicado que la IA nos ayude. O para ser más precisos, podría ser más complicado para nosotros proporcionar a la Inteligencia Artificial las herramientas adecuadas para analizar subjetivamente nuestros diseños. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir