Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto se ubica en inmediaciones de la formación arqueológica de El Abra, también conocida como Rocas de Sevilla, límites entre Tocancipá y Zipaquirá. Esta formación, compuesta por abrigos rocosos, tiene registros de asentamientos humanos de hace 12000 años y es de gran valor para los ancianos del lugar, quienes en su juventud las visitaban y escalaban.      El reconocimiento del entorno rural, a 2570 msnm, sugiere un edificio que proporcione abrigo. Atendiendo el análisis bioclimático, el edificio se orienta para captar el calor solar del día y protegerse de los vientos fríos por la noche. La presencia tutelar de las rocas determina una tensión formal y espacial y las actividades se diferencian por bloques dispuestos en el terreno aleatoriamente.  Los patios alargados enmarcan en sus extremos el paisaje de las Rocas de Sevilla, dándole preponderancia a esta visual, también apreciable en los recorridos que conectan los volúmenes, enriqueciendo los mismos. La intención es resaltar la historia, la geografía y el espíritu del lugar. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir