Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este edificio, con aproximadamente 49 mil metros cuadrados distribuidos en 44 pisos y 165 metros de altura, tiene como objetivo lograr una calidad ambiental ejemplar con un fuerte énfasis en la integración urbana, el desempeño energético y la comodidad del usuario. Hoy en día, diseñar una nueva torre en La Défense implica resolver varios problemas en una amplia variedad de campos: problemas funcionales (crear un lugar flexible y un edificio eficiente), problemas técnicos y constructivos (un lugar complejo con muchas restricciones), la calidad de las condiciones de vida en un edificio de gran altura: cuestiones urbanas (evolución de un distrito comercial a un modelo urbano más vital) y también cuestiones simbólicas (la sede de una importante empresa francesa). A pesar de todas estas preocupaciones, una torre, más que cualquier otro edificio, se relaciona con las personas y cómo les afecta. Se espera que se sientan emociones al ver un edificio de este tipo, por tanto, los arquitectos deben esforzarse por provocar estos sentimientos y emoción. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir