Menciones Honoríficas del Concurso para el Pabellón de México en la Expo Milán 2015

Menciones Honoríficas del Concurso para el Pabellón de México en la Expo Milán 2015

Anteriormente en ArchDaily México publicamos el ganador del pabellón mexicano para la Expo Milán, asimismo al segundo y tercer lugar, quienes brindaron propuestas basándose en el tema de la Expo Universal de Milán 2015, "Alimentar el planeta, energía para la vida".

En esta ocasión, les presentamos las dos menciones honoríficas de este concurso, convocado por Pro México, para el diseño del nuevo pabellón que representará a México en el 2015. El primer equipo, Buscando la Aurora realizó su propuesta con el objetivo de mostrar la gastronomía mexicana tanto al interior como al exterior del pabellón y el segundo equipo, conformado por Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra, propuso reconciliar la brecha cognitiva que existe entre la producción mundial de alimentos y el consumo, a base de periscopios.

Más información e imágenes, a continuación.

Descripción de los Arquitectos

Mención Honorífica: Buscando la Aurora

Cortesía de Buscando la Aurora
Cortesía de Buscando la Aurora

Entorno, Circulación y Espacio público

La mejor manera de invitar a visitar lo que México puede ofrecer en gastronomía fue convirtiendo al pabellón en un cruce natural entre el eje principal de toda la expo y los espacios colindantes. La lotificación que está dispuesta en proporción 1 a 5 permite disfrutar de la colindancia vegetal en uno de sus extremos y su conexión con los pabellones vecinos. Al mismo tiempo, ofrece un recorrido en sentido horizontal y vertical de manera natural y sin con la firme intención de que el visitante se apodere del espacio.

La mejor manera de participar en la expo fue contribuir con colorido, formas geométricas sencillas y espacios que permitan la conexión con el contexto de manera natural, siendo un invitado que festeja junto con el anfitrión la gran fiesta de la gastronomía mexicana e internacional.

Cortesía de Buscando la Aurora
Cortesía de Buscando la Aurora

Gran Atrio, Corredor, Galería

Un atributo de la gastronomía mexicana es el reunir a la familia y amigos en la cocina, que termina siendo el ‘corazón’ del hogar. De igual forma, el pabellón busca ser identificado como un punto de reunión y es por eso que el centro de la edificación se encuentra en un nivel superior (+4.00) y sirve de punto de llegada o salida de la  exposición.

Para ser coherente con el gran clima con que cuenta México, se han aplicado soluciones arquitectónicas aparentemente sencillas que aportan un gran valor espacial, principalmente en el atrio que permite perderse en los colores, luces y sombras que rodean al pabellón.

Cortesía de Buscando la Aurora
Cortesía de Buscando la Aurora

Concepto Fachadas

El color en México es parte de su esencia y se encuentra en cualquier rincón. Por lo tanto, es el mejor motivo para emplear como piel del pabellón. Pero, para fusionar el concepto gastronómico con la función de fachada, se recurre al uso de contenedores de una gran diversidad de ingredientes de nuestra gastronomía.

Los platillos mexicanos fusionan un atractivo a la vista y un mangar para el paladar, es por eso que el pabellón refleja a todo lo alto el mismo principio, sin maquillajes, en una transparencia total de los ingredientes formando de manera aleatoria una celosía.

Cortesía de Buscando la Aurora
Cortesía de Buscando la Aurora

Área de Exposición y Restaurante

Exterior

La gastronomía mexicana es tan extensa que el área de exposición es prácticamente la totalidad del pabellón. El exterior es el espacio donde se muestran los procesos sustentables que datan de tiempos prehispánicos y que se pueden ejemplificar en una sencilla palabra: chinampa.

La chinampa es la exposición más vivencial del proceso de producción agrícola que ha sobrevivido al tiempo y eventos sociales, políticos, económicos y naturales de la manera más natural, dándole un panorama más amplio y atemporal del concepto de sustentabilidad.

Cortesía de Buscando la Aurora
Cortesía de Buscando la Aurora

Interior

La experiencia que se desea para el visitante es que sienta la libertad de recorrer tanto en horizontal como en vertical el pabellón, siempre rodeado del colorido producido por los ingredientes gastronómicos mexicanos en espacios de doble altura, cambios de dirección mediante puentes y encontrando elementos colgantes en todo el recorrido.

Cortesía de Buscando la Aurora
Cortesía de Buscando la Aurora

El juego de luz y sombra, los reflejos de los ingredientes y sus contenedores de cristal distintos en cada paso y una transparencia que es sinónimo de honestidad y calidez son los aspectos que el visitante puede llevarse de México e invitarlo a regresar en cualquier momento durante su estancia en la expo.

Zona Gastronómica

El objetivo del Pabellón es lograr que de manera natural e instintiva el visitante descubra mediante todos los sentidos lo que la gastronomía mexicana ofrece, por lo que el recorrido no pretende ser una enciclopedia tridimensional, sino una evocación de los sentidos, principalmente el olfato al percibir como recorren los olores de las cocinas dispuestas en la planta baja todo el espacio.

Cortesía de Buscando la Aurora
Cortesía de Buscando la Aurora

Las fachadas han sido llenadas como si se tratara de una tradicional recaudería o puesto de mercado con las extensas clases de ingredientes mexicanos, resaltando los frijoles, el chile, los granos y el maíz, sin olvidar los reflejos de colores de los vitroleros que contienen las aguas frescas.

Propuesta Estructural y Constructiva

El hecho de que la cultura gastronómica mexicana tenga gran historia desde tiempos prehispánicos no significa que está atrapada en el tiempo, por lo tanto el diseño de la estructura corresponde a un uso contemporáneo que busca claridad y un módulo que permite la mayor transparencia para la exposición de los ingredientes y tránsito de los visitantes.

El módulo básico es de 8 x 8 metros en elementos de acero, con contraventeos y elementos estructurales secundarios que permiten el soporte de parteluces, paneles solares y exposición. Al final de la exposición es posible reutilizar los elementos en la misma región, el extranjero o de nuevo a la nación.

Cortesía de Buscando la Aurora
Cortesía de Buscando la Aurora

Losas prefabricadas

Al ser la exposición el motivo principal del pabellón, funciona de la misma manera que un buen escenario. Por lo tanto las losas son módulos prefabricados que pueden ser transportados y colocados de una manera segura y eficiente.

Cierta zona del pabellón en la primera planta está diseñada para poder observar lo expuesto en el nivel interior, por lo que los módulos prefabricados son de cristal templado en formato no muy grande para garantizar la seguridad visual de los visitantes.

Cortesía de Buscando la Aurora
Cortesía de Buscando la Aurora

Elementos en Madera sustentable

Otro elemento constructivo importante en el pabellón es la madera, la cual será empleada de la manera más eficiente y cuyo re-uso está garantizado.

Mención Honorífica | Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra

Cortesía de Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra
Cortesía de Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra

Esta propuesta se plantea como una oportunidad para entender la relación urbano-rural, la fragilidad y la importancia de este sistema de producción, distribución y consumo e inculcar un compromiso de participación consciente. El pabellón propuesto lleva a los visitantes de la Expo a través de un cañón que los guía a través de las exposiciones, que culminó en el techo , donde una muestra de la biodiversidad agrícola de México crece. Una serie de periscopios conecta la azotea visualmente con las áreas de exposición y restaurantes , la reducción de la brecha entre la producción y el consumo.

El pabellón en sí está hecho de tierra apisonada, un material enraizado en las tradiciones de construcción de México y la identidad cultural. Además, este método de construcción permite sistemas de confort pasivos y el edificio se puede reciclar una vez que se terminó la exposición .

Cortesía de Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra
Cortesía de Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra

LA BRECHA

La estrategia formal del pabellón alude a la brecha física y cognitiva que se ha creado entre los espacios de producción y consumo de alimentos. El pabellón ofrece una trayectoria que habita y percibe un vacío divisor desde múltiples perspectivas. Éste vacío representa el primer espacio habitable del pabellón, recreando desde un primer acercamiento la dualidad espacial del problema que se enfrentó.

Esta brecha sirve para definir una circulación continua, acomodando así a grandes volúmenes de personas de manera ordenada y agradable. La arquitectura del pabellón responde a las necesidades de espacios de exhibición, mientras provoca una serie de lecturas no lineales que fomenten la concientización del sistema alimentario.

Cortesía de Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra
Cortesía de Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra

El PERISPCOPIO

El uso del periscopio en el pabellón crea ventanas hacia un mundo distante de producción. Este acto no une los espacios de manera física, pero logra crear una liga cognitiva. Los periscopios se localizan dentro de los muros exteriores del pabellón y desaparecen una distancia vertical, permitiendo la visualización y estudio de los paisajes de cultivo ocultos en el nivel del techo. Los espejos transmiten la imagen directa de los cultivos hacia el interior de las salas de exhibición. El recorrido de las salas de exhibición culmina en un espacio de reflexión inmerso entre los cultivos de origen y la domesticación mexicana.

Cortesía de Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra
Cortesía de Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra

LA TIERRA

El uso de tierra cruda crea otra liga cognitiva entre la materia prima de la producción de alimentos y la materia prima de la construcción de espacios urbanos. La tierra cruda es un material universal, un denominador común, un mismo origen. 

ESTRATEGIAS SUSTENTABLES

El método de construcción es bajo en energía de producción, usa materiales localmente disponibles y genera pocos residuos. El enconfrado puedes reutilizados en la construcción y no requiere maquinaria compleja y especializada. La construcción con tierra contribuye a una alta eficiencia energética del edificio: ayuda a regular la humedad relativa y la temperatura interna y de los espacios.

La densidad, espesor y conductividad térmica de la tierra son ideales para la calefacción solar pasiva deteniendo la transferencia de calor a espacios interiores durante el transcurso del día.

Cortesía de Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra
Cortesía de Manuel Díaz, Marcela Delgado, Emmet Truxes y Elena Tudela Rivadeneyra

Tanto las piezas de arte de exhibición como las salas, la multitud de visitas que circulan estas salas can a beneficiar de una humedad relativa constante y una temperatura fresca.

La tierra cruda es un recurso altamente renovable y de muy fácil desmontaje. Esta tierra se puede comprimir en sus cimbras o crear ladrillos a la medida en el sitio de la obra, así creando secciones del muro con celosías y permitiendo el uso de ventilación cruzada tomando en cuenta el comportamiento termodinámico del pabellón.

Galería del Proyecto

Ver todoMostrar menos
Sobre esta oficina
Cita: Daniela Cruz. "Menciones Honoríficas del Concurso para el Pabellón de México en la Expo Milán 2015" 26 may 2014. ArchDaily México. Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/626820/menciones-honorificas-del-concurso-para-el-pabellon-de-mexico-en-la-expo-milan-2015> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.