Agrandar imagen | Ver tamaño original
De acuerdo a la competencia internacional de 2001 por un museo de historia natural de Lyon, el museo fue concebido como un "medio para la transferencia de conocimiento" y no como una sala de exposición de productos. El sitio del edificio del museo está situado en una península que se extendió artificialmente hace 100 años y se encuentra en la confluencia de los ríos Ródano y Saona. A pesar de que era evidente que este sitio sería un terreno difícil (536 metros de longitud que tenían que ser conducidos con seguridad en el suelo), estaba claro que este lugar sería muy importante para el diseño urbano. El edificio debía servir como un faro distintivo y como la entrada para los visitantes que se acercan desde el Sur, así como un punto de partida para el desarrollo urbano. Con el fin de construir un museo de conocimiento, una nueva forma de complejo tuvo que ser desarrollada como una puerta de entrada icónica. Un edificio que realmente se destaca, sólo lo puede lograr a través de formas resultantes de las nuevas geometrías. Era importante el concepto de que el flujo de visitantes que llegan de la ciudad a la Pointe du Confluent no debe ser obstaculizado por un edificio. La idea era desarrollar un edificio abiertamente desplazable que flota en parte sólo sobre soportes, con el fin de crear un espacio público por debajo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir