Propuesta Museo Juan Soriano / Alejandro Sánchez García - Taller 6A

Propuesta Museo Juan Soriano / Alejandro Sánchez García - Taller 6A

Dentro de los participantes del Concurso para el Nuevo Museo Juan Soriano, la propuesta del Taller 6A de Alejandro Sanchez García aporta una estructura libre y versátil a las necesidades museográficas de la convocatoria. Esta estructura se desenlaza en el funcionamiento del techo, creando una gran terraza mirador y vinculando el museo con el contexto inmediato.

Más información e imágenes después del salto.

Descripción de los arquitectos.

El Museo Jardín Juan Soriano esta concebido como un espacio de integración con la ciudad y al servicio de la comunidad. El predio destinado al museo en el centro histórico de Cuernavaca es una gran oportunidad para estimular a la sociedad a través de la cultura con una nueva visión.

Cortesía Taller 6A
Cortesía Taller 6A

El edificio se inserta en el terreno como un elemento armónico en el contexto. Es una gran techumbre que nace en el espacio saliente hacia la calle de Allende y que se proyecta hacia el corazón del jardín generando un flujo libre, fluido y generoso en constante diálogo con la vegetación, el apantle, la luz y la ventilación natural. Todo sucede en esta cubierta que esta solucionada con dos muros y trabes de concreto que salvan todo el claro. La estructura es libre y totalmente visible. Entre las trabes hay una línea de luz que se controla para iluminar de manera indirecta todo el espacio. Funciona como una especie de pérgola. 

Estos dos ejes principales de los muros se convierten a su vez en trabes que vuelan sobre la parte central del jardín. La proyección de los muros hacia la calle de Dr. Guillermo Gandara genera la estructura del estacionamiento, zona de bodegas y maquinas debajo del jardín.

El acceso del museo esta en la zona más peatonal, en la calle de la iglesia, el mercado, etc. El acceso vehicular se resuelve en la calle de más tránsito, generando una bahía de carga y descarga. Por unas rampas que parten de esta zona y que acompañan a los muros, se ligan al estacionamiento con el vestíbulo principal a las salas de exposición. No hay elementos electromecánicos.

Cortesía Taller 6A
Cortesía Taller 6A

El museo obedece a la lógica de las necesidades museográficas. Se van dando los usos y los diferentes ambientes que van presentándose a manera de transición hasta llegar a las salas de exposición y el jardín. De alguna manera se trata de ir preparando al visitante al encuentro con la obra de arte.

Acceso

Módulo de información. La biblioteca que vive al jardín del hule, a la mano, cerca de la gente. Una rampa que accede a la zona administrativa que es un tapanco y finalmente otra rampa que sube a los talleres que están en la parte posterior de la terraza techados por una franja entre los dos muros. Se puede trabar bajo la sombra de los árboles que penetran el sistema de trabes.

Auditorio

Remetido como anfiteatro se suma al espacio principal, es abierto la mayor parte del tiempo, se cierra y obscurece para eventos especiales. Es flexible, polivalente. Las gradas son bancas de madera que sirven para leer, platicar, convivir. Se puede usar también para exponer.

Cortesía Taller 6A
Cortesía Taller 6A

Jardín interior

El jardín del apantle, el sonido del agua y la vegetación exuberante preparan al visitante para llegar al espacio principal. Tenemos una librería y tienda del museo en un cilindro de madera, hay mesas y sillas para gozar de esta atmósfera. Es un filtro antes de llegar a las exposiciones.

Salas de exposición

El corazón del jardín techadas y protegidas del sol por el gran volado de la techumbre. Estan divididas por un muro de madera. Son dos plataformas que se integran totalmente al espacio exterior y a los niveles naturales de la topografía. Estan cerrados por vidrio para control de temperatura y humedad. Son versátiles, se pueden sumar, abrir o cerrar. El jardín se apodera de ellas y ellas se apoderan del jardín.

Cortesía Taller 6A
Cortesía Taller 6A

Jardín temático

Esta pensado para formar diferentes recorridos y poder visitar las esculturas del maestro Soriano. Hay bancas bajo la sombra, un ojo de agua en una de las puntas. Abarca más de la mitad del predio.

Terraza mirador

Por el sistema de rampas en la zona del acceso del museo se llega a esta gran plataforma que recorre el terreno y flota sobre el jardín. Encontramos la mayoría de los servicios de apoyo, restaurante/bar, baños, núcleo de instalaciones que se alojan en unas cajas de vidrio y placa de acero correspondiendo al espacio de rampas en la planta principal, etc.

Domina el jardín escultórico y tiene vistas impresionantes al Centro Histórico de Cuernavaca. Ideal para más espacio. Los árboles que penetran la techumbre generan sombras que permiten estar y gozar de este ambiente. Es también un lugar muy propicio para exponer.

Cortesía Taller 6A
Cortesía Taller 6A

Conclusión

Estructura libre y versátil que genera un espacio techado que recorre el jardín desde la parte angosta hasta el centro del terreno. El jardín se mete al museo, el museo se mete al jardín, se apodera de las vistas. Es interior pero también es exterior. Es un homenaje al maestro Juan Soriano. La audacia del edificio se proyecta al mundo como uno de los museos de arte más atractivos. El resguardo y la exposición de la obra cumplen con todos los estándares y criterios de museografía.

Sobre esta oficina
Cita: Daniela Cruz. "Propuesta Museo Juan Soriano / Alejandro Sánchez García - Taller 6A" 04 jul 2014. ArchDaily México. Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/623411/propuesta-museo-juan-soriano-alejandro-sanchez-garcia> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.