Maestranza de San Rosendo, una obra abandonada en Chile que merece ser protegida

Maestranza de San Rosendo, una obra abandonada en Chile que merece ser protegida

Junto a un arqueólogo y una artista plástica, el equipo liderado por la arquitecta y académica de la Universidad de Chile Claudia Torres ha registrado una serie de ruinas industriales en zonas rurales a lo largo de todo Chile para el proyecto “Del ruido al silencio, valoración de ruinas industriales en zonas rurales”, investigación con financiamiento Fondart 2017.

Con un diámetro de 100 metros y con capacidad para atender simultáneamente a 36 máquinas de vapor, los autores del siguiente artículo —Claudia Torres, Sandro Maino, Ricardo Labra, Valentina Soto y Laura Gallardo— plantean que la maestranza de San Rosendo debe ser declarada Monumento Histórico en Chile.

Desde los miradores del poblado de San Rosendo (Chile) se puede apreciar en esplendor el conjunto de la maestranza ferroviaria, emplazada a los pies del poblado, a orillas del río Biobío, y conectada con el puente ferroviario que cruza imponente sobre el río Laja.

© Sandro Maino + Claudia Torres© Sandro Maino + Claudia Torres© Sandro Maino + Claudia Torres© Sandro Maino + Claudia Torres+ 15

El proyecto de crear la Maestranza de San Rosendo como Estación Principal de Bifurcación nace en 1885, antes siquiera de crearse la comuna de San Rosendo, la cual tiene su origen y logra su crecimiento debido al desarrollo de la estación y conjunto ferroviario. En ella se juntarían trenes del norte, del sur y los ramales a la costa, además, se cambiarían las locomotoras, carros y mercadería.

En un boletín ferroviario de 1885, V. Lastarria plantea:

Creo oportuno la conveniencia de trasladar a San Rosendo la Maestranza ubicada en Concepción, sería San Rosendo donde se juntarían los trenes del norte y sur del país y sería también un punto donde se cambiarían las locomotoras, así como los carros con mercadería. San Rosendo se convertiría así en una Estación Principal de Bifurcación. Mientras no se establezca un tren nocturno, San Rosendo sería el punto más apropiado para el alojamiento de pasajeros que se dirijan al sur

© Sandro Maino + Claudia Torres
© Sandro Maino + Claudia Torres

En 1869 se inicia la línea de Chillán a Talcahuano, pasando por San Rosendo, a cargo de Juan Slater. Esta línea fue abierta al público, al menos en parte en 1882 (Alliende). En 1873 el gobierno chileno adquiere las acciones de estas compañías (tal como lo había hecho con Santiago-Valparaíso) para acelerar la construcción continua de un ferrocarril desde Iquique a Puerto Montt. En 1884, se forma la Empresa de Ferrocarriles del Estado.

En La construcción de los ferrocarriles en Chile, 1850-1913, María Piedad Alliende Edwards rescata que "por ley del 26 de diciembre de 1872 se procedió a contratar nuevamente a Juan Slater para la construcción de toda la línea, es decir el tramo de 213 kilómetros que había quedado al norte entre Curicó y Chillán, como asimismo los ramales de San Rosendo a Angol y Los Ángeles en conformidad con los planos y especificaciones dadas por los ingenieros Hillman y Poisson".

© Sandro Maino + Claudia Torres
© Sandro Maino + Claudia Torres

El primer ferrocarril de San Rosendo a Angol llega a su término en 1876 y junto a los peones chilenos habían trabajado 400 mapuches, según Alliende. La construcción de la maestranza por la Empresa de Ferrocarriles del Estado, data de 1929, sin embargo, antes de esa fecha ya existía una casa de máquinas, que debido al intenso trabajo de la estación fue insuficiente para albergar a todas las locomotoras que llegaban a San Rosendo, punto de cruce de ramales con dirección al norte, sur y costa (Chillán, Angol, Talcahuano).

Al respecto, Luis Fraczinet escribe en San Rosendo, la historia del ferrocarril:

Avala esta afirmación la instalación, durante 1929, de dos construcciones de características monumentales: la casa de máquinas y la carbonera. La primera fue construida bajo un modelo único en todo el país con un diámetro de 100 metros y era capaz de atender simultáneamente a 36 máquinas de vapor. La segunda, con una altura de 40 metros y con una capacidad para 450 toneladas de carbón, es considerada única en su género en Chile y Sudamérica. Agregaron a estos dos armatostes de hormigón armado, la construcción de dos copas de agua con una capacidad para 50 mil litros que, junto a edificios de maestranzas, materiales y oficinas, configuraban armónicamente un recinto ferroviario en el que llegaron a trabajar 400 funcionarios durante el período de mayor auge de ferrocarriles en el pueblo

© Sandro Maino + Claudia Torres
© Sandro Maino + Claudia Torres

También se debe mencionar que, tras el golpe militar de 1973, todas las dependencias ferroviarias fueron allanadas, fusilándose a trabajadores de la maestranza, al igual que en otras instalaciones de ferrocarriles del país.

Actualmente, el conjunto se compone de la casa de máquinas con tornamesa, dos torres de agua, el taller de fabricaciones, galpón de coches, la casa de administración, bodegas y la carbonera. Si bien la Casa de Máquinas es única en Chile (por su tamaño y forma circular cerrada), la monumental carbonera, además de ser única en Sudamérica, se puede considerar un símbolo del origen industrial de la ciudad, dispuesta como un gran objeto escultórico en medio de la planicie.

© Sandro Maino + Claudia Torres
© Sandro Maino + Claudia Torres

Este conjunto, que merece ser protegido como parte del patrimonio industrial, arquitectónico, histórico y social de Chile, debe ser valorado, además, por su belleza en relación al paisaje de su entorno.

Al año 2018, parte de la Casa de Máquinas se encuentra desmoronada. Vemos que, en un sector, los elementos de hormigón armado han colapsado, quedando partes del hormigón (de losas, vigas y pilares) colgando de las armaduras de acero. El resto de las instalaciones se encuentran aún en relativas buenas condiciones. El expediente de este conjunto ferroviario ha sido presentado al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) para su declaratoria como Monumento Histórico, no obstante, hasta la fecha no cuenta con protección patrimonial.

© Sandro Maino + Claudia Torres
© Sandro Maino + Claudia Torres

Referentes

  • Thomsom, I., Argenstein, D. (2000). La historia del ferrocarril en Chile. Dibam, Santiago.
  • Ministerio del Interior (2012). Historia de la Ley N° 20.581, Día Nacional del Trabajador Ferroviario

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Nicolás Valencia. "Maestranza de San Rosendo, una obra abandonada en Chile que merece ser protegida" 24 ago 2018. ArchDaily México. Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/900632/maestranza-de-san-rosendo-una-obra-abandonada-en-chile-que-merece-ser-protegida> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.