"Crecí donde la arquitectura fue diseñada para oprimir": Wandile Mthiyane sobre impacto social y aprendizaje en Sudáfrica

"Crecí donde la arquitectura fue diseñada para oprimir": Wandile Mthiyane sobre impacto social y aprendizaje en Sudáfrica

La justicia del diseño se basa en la experiencia personal y se construye a través de acciones cotidianas. Wandile Mthiyane es un diseñador arquitectónico que encarna esta idea, un activista que creció en Durban, Sudáfrica durante el Apartheid. Desde pequeño se sintió atraído por la construcción y el diseño, un trasfondo directamente ligado a su infancia. Se dio cuenta de que quería construir un futuro mejor trabajando para deshacer los efectos arquitectónicos de la segregación racial institucionalizada. Hoy, Wandile ha sido reconocido por crear impacto social, incluido su trabajo para transformar su ciudad natal de Durban.

© Troy Homenchuk, Andrew Von Maur, Escuela de Arquitectura y Diseño de Interiores de la Universidad AndrewsConferencia magistral de jóvenes arquitectos. Imagen © Timothy NiouCortesía de Wandile Mthiyane© Johnny Miller+ 15

Conferencia magistral de jóvenes arquitectos. Imagen © Timothy Niou
Conferencia magistral de jóvenes arquitectos. Imagen © Timothy Niou

Wandile es el director ejecutivo y cofundador de la firma de empresas sociales Ubuntu Design Group, y también ha sido miembro de la Fundación Obama y embajador de One Young World. En los últimos años, Ubuntu Design Group se asoció con la clase M.Arch de la Universidad Andrews y trabajó en estrecha colaboración con comunidades de ingresos medios bajos para desarrollar Ubuntu Home como una solución al actual déficit de viviendas. Este es solo un proyecto que muestra cómo trabajar con estudiantes ha tenido un efecto dominó en la comunidad de Umbumbulu. En esta entrevista con ArchDaily, Wandile habla de sus primeras inspiraciones, cómo el Apartheid ha dado forma a su enfoque de diseño y cómo está construyendo comunidad en la actualidad.

© Johnny Miller
© Johnny Miller

¿Por qué elegiste estudiar arquitectura?

A los niños de todo el mundo les encanta jugar a las casitas. Al crecer en un barrio informal formado por el apartheid en Durban, Sudáfrica, mis amigos y yo no éramos diferentes, excepto que nuestras casas eran demasiado pequeñas para jugar a las casitas. Esto nos obligó a inspirarnos en nuestros padres y construir nuestras propias casas de juego. Verás, en mi comunidad no había arquitectos porque todos eran arquitectos.

Energizados por la travesura y la creatividad, mis amigos y yo buscamos chatarra y materiales sobrantes para construir una choza junto a las casas de nuestras familias. Construiríamos estas estructuras, que luego caerían sobre nosotros. Entonces aprenderíamos de nuestros fracasos y construiríamos estructuras más fuertes. Corríamos a nuestras respectivas casas y uno de nosotros robaba arroz, otro carne y otra especia y juntos cocinábamos en nuestra casa de juegos. Mirando hacia el pasado, estoy seguro de que estos no eran los edificios más seguros contra incendios, pero la comida tenía buen sabor.

Cortesía de Wandile Mthiyane
Cortesía de Wandile Mthiyane

No teníamos juguetes de moda ni abundancia de recursos; esta experiencia fundamental, aunque a veces dolorosa, hizo mi niñez y la infancia de todos los niños de mi comunidad. Aunque esta fue una infancia divertida, daba miedo por la noche porque teníamos que dormir con el susto constante de que la casa se nos cayera encima en caso de una fuerte tormenta. Todas estas cosas me hicieron prometer a mis padres que algún día volvería y construiría viviendas asequibles, dignas y estructuralmente seguras para mi comunidad.

Tu trabajo se centra en el impacto social, desde trabajar en Sudáfrica con Ubuntu hasta ser líder de la Fundación Obama en Chicago. ¿Cómo influye tu experiencia en su trabajo de liberación y habilitación de comunidades?

Crecí en un país donde la arquitectura fue diseñada para oprimir a un grupo mientras permitía al otro prosperar. El apartheid era un sistema de segregación racial institucionalizada que existió en Sudáfrica entre 1948 y 1994. Era un sistema que la minoría blanca usaba para oprimir, controlar y gobernar de manera efectiva a la mayoría de los sudafricanos nativos. La arquitectura del apartheid en Sudáfrica segregaba a las comunidades a lo largo de líneas raciales, este diseño aseguraba que las comunidades negras de los pueblos carecieran de oportunidades económicas y de acopio. Estos municipios se diseñaron para tener casas de 40 m2 que a menudo se ubicaban a 40 km de la ciudad para obligar a los sudafricanos negros a gastar el 40% de sus ingresos en desplazamientos para no tener suficiente dinero para desarrollar sus comunidades.

Cortesía de Wandile Mthiyane
Cortesía de Wandile Mthiyane

Han pasado 26 años desde que Nelson Mandela se convirtió en presidente y terminó el apartheid, las leyes han cambiado pero los vecindarios no. La gente en el municipio todavía gasta el 40% de sus ingresos en desplazamientos de 40 km para trabajar en la ciudad y este es solo uno de los muchos ejemplos que muestran el impacto duradero del diseño excluyente. Al crecer viendo esta gran injusticia orquestada por la arquitectura, hice el trabajo de mi vida para usar la misma herramienta que alguna vez se usó para oprimir, para unir a las personas y permitir oportunidades para todos.

¿En que concentras tu esfuerzo en el que estás trabajando en este momento?

A la luz de la reciente protesta contra la brutalidad policial y el trabajo continuo del movimiento Black Lives Matter, es importante para nosotros como arquitectos asumir la responsabilidad del hecho de que el diseño ha sido históricamente una de las herramientas más poderosas para perpetuar el racismo sistémico. La arquitectura está en la raíz de los prejuicios raciales contra las personas de color en Estados Unidos y en todo el mundo. Al igual que la arquitectura del apartheid en Sudáfrica, la discriminación informal y la segregación siempre han existido en los Estados Unidos, en 1934, la Administración Federal de Vivienda (FHA) instituyó la Ley Nacional de Vivienda que inició la práctica discriminatoria llamada "redlining". Creo que el primer paso para abordar nuestro pasado y definir un futuro más equitativo comienza con la educación de la próxima generación de arquitectos con inclinación social y es por eso que estoy emocionado de haber comenzado un programa que hace precisamente eso.

Cortesía de High School Talk, eSwatini
Cortesía de High School Talk, eSwatini

Ubuntu Architecture Summer Experience es una experiencia de estudio vertical intercolegial abierta a estudiantes de todo el mundo. Diseñamos el curso con la ambiciosa intención de que fuera más que una simple clase, sino un colectivo de jóvenes que trabajarán para comenzar a eliminar algunos de los efectos de la arquitectura del apartheid en las comunidades marginadas de Sudáfrica. Los estudiantes pueden usar Sudáfrica como un caso de estudio para resaltar el papel que juega la arquitectura en la aplicación del racismo sistémico.

Los estudiantes diseñarán y ayudarán a construir un hogar para una familia resiliente que fue excluida por la arquitectura del apartheid en Durban. El curso ofrece una alternativa a la educación arquitectónica fuertemente eurocéntrica, donde los asistentes aprenderán sobre la arquitectura zulú y la historia de Sudáfrica y cómo afecta a la arquitectura actual. Nuestra esperanza es capacitar a la próxima generación de arquitectos mundiales para diseñar lugares que sean atractivos, equitativos e inclusivos para todos. No es suficiente comprender el problema, también debes ser la solución.

Los cambios debidos a COVID-19 han sido rápidos. ¿Cómo crees que la pandemia influirá en el diseño?

Durante mucho tiempo, trabajar en todos los estados y continentes estuvo reservado para algunas grandes empresas y universidades, pero el COVID-19 y los avances tecnológicos nos han enseñado que todos podemos hacer proyectos en todo el mundo desde la comodidad de nuestros hogares. Creo que COVID-19 ha provocado una revolución que fomentará la colaboración, la polinización cruzada de ideas y, lo más importante, un mundo más hermoso y equitativo para vivir.

A medida que su trabajo aprende de la arquitectura del apartheid en el contexto de Sudáfrica, ¿cómo crees que los diseñadores pueden trabajar para abordar el racismo sistémico en sus propias prácticas y comunidades?

El primer paso para abordar el racismo sistémico en la arquitectura es que los diseñadores se den cuenta de la gravedad de su poder divino de moldear las experiencias de las personas. La arquitectura nunca es neutral; o cura o duele. Según un estudio de la Coalición Nacional de Reinversión Comunitaria, tres de cada cuatro vecindarios que fueron demarcados por el redlining en los mapas del gobierno hace 80 años continúan teniendo problemas económicos. Nosotros, como arquitectos, no solo somos diseñadores de rascacielos de vidrio y piscinas sin fin, sino que contribuimos directamente a estas injusticias. Como mejor lo expresó Winston Churchill, “damos forma a nuestros edificios; a partir de entonces nos moldean.” Una vez que las empresas obtienen esto, pueden comenzar a diseñar espacios y lugares conscientemente que tengan en cuenta las experiencias de las personas más allá de su propia cultura y solo pueden hacerlo de manera efectiva si incorporan personas de color a su proceso de diseño.

© Troy Homenchuk, Andrew Von Maur, Escuela de Arquitectura y Diseño de Interiores de la Universidad Andrews
© Troy Homenchuk, Andrew Von Maur, Escuela de Arquitectura y Diseño de Interiores de la Universidad Andrews

Creo que es imperativo que las empresas comiencen a brindar oportunidades de manera activa a los empleados que no se parecen a ellos. Durante demasiado tiempo, las empresas han diseñado para personas de color, es hora de que permitan que las personas de color tomen la iniciativa en el diseño de sus hogares y comunidades. Las empresas pueden unirse a NOMA, Young Architects y AIAS y ser parte de la creación de una generación de arquitectos con inclinaciones sociales patrocinando a los estudiantes (sus practicantes) para que aprendan sobre el papel de la arquitectura en el racismo sistémico a través de Ubuntu Architecture Summer Abroad.

Escuchar para construir una reunión comunitaria con la comunidad de Umbumbulu. Imagen © Troy Homenchuk, Andrew Von Maur, Escuela de Arquitectura y Diseño de Interiores de la Universidad Andrews
Escuchar para construir una reunión comunitaria con la comunidad de Umbumbulu. Imagen © Troy Homenchuk, Andrew Von Maur, Escuela de Arquitectura y Diseño de Interiores de la Universidad Andrews

Al mirar hacia el futuro, ¿hay alguna idea qué creas que debería estar al frente y al centro de la mente de los arquitectos y diseñadores?

Nelson Mandela dijo una vez que "la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo", me atrevo a agregar a la cita de Mandela y decir que la arquitectura es la herramienta más poderosa que se puede utilizar para cambiar el mundo para bien o para mal y tenemos la oportunidad de elegir. ¿Qué tipo de arquitectura quieres hacer?

Sobre este autor/a
Cita: Baldwin, Eric. ""Crecí donde la arquitectura fue diseñada para oprimir": Wandile Mthiyane sobre impacto social y aprendizaje en Sudáfrica" ["I Grew Up Where Architecture Was Designed to Oppress": Wandile Mthiyane on Social Impact and Learning from South Africa] 13 oct 2020. ArchDaily México. (Trad. Baraya, Santiago) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/949280/creci-donde-la-arquitectura-fue-disenada-para-oprimir-wandile-mthiyane-sobre-impacto-social-y-aprendizaje-en-sudafrica> ISSN 0719-8914

Más entrevistas en nuestroCanal de YouTube

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.