Fintual HQ Palacio Droguett / Studio Cáceres Lazo

Fintual HQ Palacio Droguett / Studio Cáceres Lazo

© Bruno Giliberto© Bruno Giliberto© Bruno Giliberto© Bruno Giliberto+ 21

  • Arquitectos A Cargo:Gabriel Cáceres, Daniel Lazo
  • Equipo De Diseño:John Miller, Tomislav Mimica, Diego Melero
  • Construcción:Julio Hernández
  • Ciudad:Providencia
  • Pais:Chile
Más informaciónMenos información
© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto

Descripción enviada por el equipo del proyecto. Durante la última década, la escena startup de Chile se ha posicionado como una de los líderes de la región. Ambiciosos programas gubernamentales combinados con una generación potente de jóvenes innovadores han convertido al pequeño país sudamericano en un nodo de renombre internacional para emprendedores tecnológicos emergentes, cosechando una cantidad importante de productos tecnológicos exitosos. Fintual es uno de esos grupos de emprendedores, fundado en 2016 y lanzado en 2018, su objetivo es cerrar la brecha entre las herramientas de inversión financiera y el público general, a través de la tecnología y gracias a una estrategia franca y directa de comunicación con sus clientes, salpicada de una buena dosis de humor. A partir de 2020, administran fondos por más de 425 millones de dólares y cuentan con más de 47 mil clientes, un gran salto de los 44 millones y 7 mil clientes del año anterior, lo que significó que necesitaban más personas en su equipo y eventualmente un espacio más grande.

© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto

El Palacio Droguett ha vivido muchas vidas. Una residencia urbana para una familia adinerada construida en 1931 por el famoso arquitecto Sergio Larraín García-Moreno, el edificio de 12 habitaciones y 1400 metros cuadrados se convirtió en uno de los hitos de la ciudad a principios de los 80, cuando los herederos de la familia lo transformaron en un centro de eventos. Es en este punto de su historia, cuando su enorme terraza exterior de 300 metros cuadrados en el segundo piso se cubrió con la bóveda de vidrio y acero que le daría su aspecto característico y le valió el sobrenombre de “La Casa de Cristal”.

© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto

En 2011, el centro cerraría sus puertas y comenzaría una nueva vida como oficina y centro de coworking para la innovación y el emprendimiento, primero para un conglomerado español y luego para StartUp Chile, el programa acelerador de startups del gobierno del país.

© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto

A fines de agosto de 2020, en medio de la pandemia mundial, justo cuando la ciudad de Santiago salía de una cuarentena de 4 meses, se nos encargó—mediante un breve concurso privado—diseñar las oficinas de Fintual en el Palacio Droguett, que acababan de arrendar. El encargo era sencillo. El proyecto se desarrollaría por etapas, siendo la primera el piso de oficinas y sala de reuniones ubicado en el segundo nivel del edificio. Con la necesidad de acomodar entre 40 y 60 empleados en todo momento, el proyecto consistía en proporcionar múltiples posibilidades para trabajar, desde trabajo de escritorio convencional hasta escritorio compartido, conferencias telefónicas privadas y grupales, así como situaciones más relajadas tipo salas de estar y cafetería. Tenía que ser un espacio divertido para trabajar y debía reflejar la cultura horizontal de la empresa. Y querían plantas. Muchas plantas.

© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto

Sin embargo, había una complejidad. Necesitaban mudarse lo más rápido posible. El esquema general de esta primera etapa se desarrolló en 10 días —durante la fase de concurso— y se concentró principalmente en la antigua terraza exterior ahora cubierta con la bóveda de vidrio o “la pérgola” como la llama Fintual, puesto que el interior del palacio por sus ya excelentes cualidades espaciales más que una intervención necesitaba ser amoblado.

© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto

El plan de la pérgola era simple: replicar el orden establecido arriba por la bóveda, ahora abajo. La sección rectangular de la bóveda dividiría entonces el espacio en dos áreas principales, una para las estaciones de trabajo y la otra—irregular en su forma—ofreciendo diferentes tipos de situaciones de trabajo. Para estos desarrollamos una serie de objetos, todos familiares entre sí y nombrados según su apariencia o función (el escritorio “gusano” o “la pizarra” por nombrar ejemplo). A excepción de los escritorios, fabricados en blanco mate, todos los elementos compartían la misma materialidad: tableros de madera laminada.

© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto

Trabajando dentro de un presupuesto de construcción ajustado, se estableció desde un principio con el cliente que buscaríamos una estética elegante, pero de bajo costo, equilibrando lo barato con algunos acentos más costosos, “como usar una polera gastada con unos jeans caros” como nos dijo alguna vez Pedro, uno de los fundadores de la empresa. La madera proporciona un buen ejemplo de este enfoque: aunque no es la madera más barata disponible, tiene un color cálido y está libre de nudos, lo que les da a los muebles un aspecto homogéneo y abstracto—como una pieza sólida—mientras que, visto desde cerca, la fabricación in situ revela ligeras imperfecciones y una cierta calidad rústica. Todo el espacio estaría pintado de negro antracita, para cancelar el ruido visual producido por las redes de instalaciones, los paneles de espuma aislante y la serie de vigas y estructuras que atraviesan el cielo, al mismo tiempo haciendo un contrapunto con el interior blanco tiza del palacio.

© Bruno Giliberto
© Bruno Giliberto

El toque final fue un golpe de suerte. En algún momento de la vida del edificio, el lujoso piso de terrazo blanco original de la terraza fue revestido con un piso flotante fotolaminado. Por suerte, después de quitar los revestimientos: allí estaba, completo y en buenas condiciones, todo lo que necesitaba era un pulido profundo y un sello.

Cortesía de Studio Cáceres Lazo
Cortesía de Studio Cáceres Lazo

Como Fintual necesitaba mudarse y nosotros tiempo para desarrollar los planos de construcción, dividimos la construcción en dos, una fase húmeda y sucia, es decir, todos los trabajos que no se pueden hacer con las personas usando el espacio, que incluyeron: pintar todo el segundo piso y pulir tanto el terrazo como el hermoso parquet del lado del palacio. Y una fase limpia, que implico la fabricación de todo el mobiliario y la red eléctrica, trabajando alrededor de Fintual que estaría ya utilizando el espacio. Que todos los involucrados hicieran funcionar el plan a pesar de las estrictas restricciones de tránsito, cuarentenas, toques de queda, una escasez nacional de materiales de construcción y, por supuesto, una pandemia mundial, ya parece un logro. Pero el proyecto resulta gratificante por explorar problemas arquitectónicos contemporáneos en edificios patrimoniales, así como estrategias de diseño sobre la marcha, mientras que al mismo tiempo celebra la cultura innovadora y vanguardista al centro del proyecto de Fintual.

Cortesía de Studio Cáceres Lazo
Cortesía de Studio Cáceres Lazo

Galería del Proyecto

Ver todoMostrar menos

Ubicación de la obra

Dirección:Providencia, Región Metropolitana, Chile

Clique para abrir el mapa
Ubicación para ser utilizado sólo como referencia. Podría indicar ciudad / país, pero la dirección no exacta.
Sobre esta oficina
Cita: "Fintual HQ Palacio Droguett / Studio Cáceres Lazo" 09 jun 2021. ArchDaily México. Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/963071/fintual-hq-palacio-droguett-studio-caceres-lazo> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.