Estos mapas muestran por qué es una mala idea inventar cosas

Estos mapas muestran por qué es una mala idea inventar cosas

Es difícil imaginar un mundo inexplorado. Hoy en día, el GPS y los mapas por satélite nos guían alrededor de las ciudades tanto familiares como nuevas, mientras que las técnicas de exploración y mapeo están sacando gradualmente el último aire de misterio lejos de los territorios aún inexplorados de nuestro planeta. Sin embargo, en un momento dado, la cartografía se basó en poco más que pruebas anecdóticas y una serie de conjeturas informadas. No obstante, la elaboración de mapas en los siglos XVI y XVII era un arte, aunque estos ejemplos atestiguen el hecho de que sólo porque falten hechos importantes, la fabricación total puede no ser la mejor manera de avanzar.

El primer mapa del Polo Norte (1606)

Septentrionalium Terrarum. Imagen © Gerard Mercator (Dominio público)
Septentrionalium Terrarum. Imagen © Gerard Mercator (Dominio público)

El Septentrionalium Terrarum, terminado en 1606 por Gerard Mercator (de su mapa de proyección), presenta al Polo Norte como una enorme montaña rodeada por el mar y cuatro masas terrestres gigantes. Sin ninguna información sobre lo que estaba "allá arriba", Mercator también describió características particulares para cada placa tectónica; según Atlas Obscura, "el que está en la parte inferior derecha es supuestamente el hogar de "pigmeos, cuya longitud es de 1.2 metros", probablemente otra referencia al Inventio Fortunata, que describe grupos de personas de pequeña estatura que viven en las regiones polares.

El primer mapa del continente americano (1550)

ElTabula novarum insularum, quas Diversis respectibus Occidentales & Indianas uocant, o el primer mapa del continente americano, por Sebastian Münster (1550) es el primer mapa conocido que presenta toda América del Norte y del Sur en un "verdadera" forma continental. Mientras que América del Norte sufrió inconmensurablemente por la falta de comprensión de la escala y la distancia (una gran entrada oceánica se ve que corta lo que podría ser ahora los EE.UU. y Canadá), el esquema de América del Sur está ligeramente más cerca de la realidad.

Un primer mapa del continente africano (1573)

Prester John, o, un mapa del Reino Abisinio. Imagen © Abraham Ortelius (Dominio público)
Prester John, o, un mapa del Reino Abisinio. Imagen © Abraham Ortelius (Dominio público)

El Prester John, o un mapa del Reino Abisinio por Abraham Ortelius (1573) es por un lado una representación relativamente exacta geográficamente de una porción de África, pero ahí es donde termina. El mapa tenía la intención de representar las tierras asumidas como gobernadas por el legendario y excesivamente rico rey cristiano Prester John, una figura de estado folclórico para los europeos del siglo XVI. Este monarca mitológico no existe en realidad, pero, dada la escala del continente, tenemos que reconocer a Ortelius por sus proezas técnicas.

The Phantom Atlas: The Greatest Myths, Lies and Blunders on Maps

Puedes ver más "mapas equivocados" en la 1843 Magazine inspirada por El Atlas Fantasma (Edward Brooke-Hitching).

Sobre este autor/a
Cita: AD Editorial Team. "Estos mapas muestran por qué es una mala idea inventar cosas" [These Maps Show Why It's a Bad Idea To Make Things Up] 10 sep 2017. ArchDaily México. (Trad. Stockins, Isadora ) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/878134/estos-mapas-muestran-por-que-es-una-mala-idea-inventar-cosas> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.