El sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

Regístrate ahora y guarda el contenido de ArchDaily

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

Revisa el catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

i

En todo el mundo, arquitectos están encontrando maneras geniales para reutilizar edificios antiguos. Haz clic aquí para ver las mejores remodelaciones.

¿Quieres ver los mejores proyectos de remodelación? Haz clic aquí.

i

Navega a través de edificios inspiradores con nuestra selección de videos en 360. Haz clic aquí.

Revisa nuestros inspiradores videos en 360​. Haz clic aquí.

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. Según recientes investigaciones, observar cierto patrón de edificios puede ocasionar migraña

Según recientes investigaciones, observar cierto patrón de edificios puede ocasionar migraña

Según recientes investigaciones, observar cierto patrón de edificios puede ocasionar migraña
Según recientes investigaciones, observar cierto patrón de edificios puede ocasionar migraña, © Nikola Olic
© Nikola Olic

La arquitectura puede ocasionar dolores de cabeza. Esta frase probablemente no te sorprenda si perteneces al grupo de personas que ha lidiado con el estrés de practicar o estudiar arquitectura. Sin embargo, los psicólogos están comenzando a entender que no es necesario trabajar del lado del diseño arquitectónico para que los edificios te causen alguna especie de malestar. En un interesante artículo publicado por The Conversation, Arnold J Wilkins, profesor de Psicología de la Universidad de Essex, analiza cómo las molestias, los dolores de cabeza e incluso las migrañas pueden ser causadas con el simple hecho de observar ciertos estímulos visuales, con las líneas rectas y patrones repetitivos de entornos urbanos señalados como los principales causantes.

Como explica Wilkins, nuestros cerebros han evolucionado para procesar imágenes del mundo natural. Su artículo describe una serie de formas de medir qué tan duro trabaja el cerebro para procesar información visual, desde modelar un sistema neuronal simple en una computadora hasta medir el uso de oxígeno del cerebro de las personas cuando miran imágenes. En ambos casos, la evidencia sugiere que el cerebro trabaja más para procesar imágenes de edificios que para procesar escenas naturales. En algunos casos, esta carga de trabajo adicional puede causar incomodidad física, dolor e incluso migrañas.

Pero, ¿qué hay en los entornos urbanos que provocan esta carga de trabajo adicional? La investigación de Wilkins sugiere que la respuesta se puede encontrar en una herramienta matemática conocida como Análisis de Fourier. El trabajo de Fourier es posiblemente el más conocido en el contexto de las comunicaciones modernas: los "unos y ceros" de las transmisiones digitales están compuestos de una superposición de ondas analógicas, una técnica que tiene sus orígenes en el trabajo de Fourier a principios del siglo XIX .

Sin embargo, una técnica similar se puede aplicar a las imágenes. Del mismo modo que cualquier función matemática se puede dividir en ondas sinusoidales, cualquier imagen se puede dividir en una superposición de patrones a lineas de diferentes anchuras (o "frecuencias") y colocarse en diferentes ángulos. Puedes ver este efecto en el siguiente video, donde se agregan diferentes conjuntos de lineas para reproducir la Mona Lisa:

Sin embargo, mientras que un rostro humano y otras imágenes naturales pueden requerir la adición de muchos conjuntos de franjas muy estrechas, es probable que el desglose de Fourier de una imagen de un edificio esté dominado por un pequeño número de patrones de franjas muy dominantes, típicamente lineas horizontales de los pisos y franjas verticales de paredes y columnas. Wilkins describe esta diferencia así:

En la naturaleza, como regla general, los componentes con baja frecuencia espacial (lineas grandes) tienen un alto contraste y los componentes con alta frecuencia (lineas pequeñas) tienen un contraste menor. Podemos llamar a esta simple relación entre frecuencia espacial y contraste una 'regla de la naturaleza'. En pocas palabras, las escenas de la naturaleza tienen lianes que tienden a cancelarse entre sí, de modo que cuando se suman no se perciben en la imagen.

Es el impacto de estos patrones de bandas monótonas que son la fuente de dolores de cabeza y otros problemas discutidos. Y desafortunadamente, tales patrones son cada vez más comunes en el diseño arquitectónico. Wilkins señala "líneas en tapetes, alfombras y escaleras mecánicas" junto con otros acabados interiores, pero a medida que los diseños se vuelven más grandes y más impulsados por la eficiencia estructural y el costo, los patrones repetitivos de franjas son cada vez más frecuentes en la propia estructura de los edificios. El instinto de un arquitecto también puede a veces exacerbar este problema, ya que buscan expresar esta estructura artísticamente.

En su conclusión, Wilkins sugiere que "tal vez es hora de incorporar la regla de la naturaleza en el software que se usa para diseñar edificios y oficinas". Pero antes de que esto suceda, quizás los arquitectos puedan simplemente tratar con más cuidado este fenómeno en sus diseños.

Conoce más sobre el artículo de Arnold J Wilkins' aquí.

Sobre este autor/a
Rory Stott
Autor
Cita: Stott, Rory. "Según recientes investigaciones, observar cierto patrón de edificios puede ocasionar migraña" [Just Looking at Buildings Can Give People Headaches—Here's How to Minimize the Problem] 10 jul 2018. ArchDaily México. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/898018/segun-recientes-investigaciones-observar-cierto-patron-de-edificios-puede-ocasionar-migrana> ISSN 0719-8914