"Ya no es esa pieza gráfica que mandamos a hacer": Nuestros lectores opinan sobre renders en arquitectura

"Ya no es esa pieza gráfica que mandamos a hacer": Nuestros lectores opinan sobre renders en arquitectura

¿Qué es un render? ¿Es solo una imagen para ganar concursos y clientes? ¿O es una herramienta eficaz para el desarrollo de un edificio?

Le preguntamos a nuestros lectores, ¿cuáles son los límites del renderizado en el diseño arquitectónico? y la cantidad de respuestas fue inmensa. Luego de leer y recopilar todos los comentarios recibidos tanto de profesionales de la construcción, como de estudiantes e interesados en la arquitectura, hay una gran coincidencia en que no solo debemos pensar al renderizado como un elemento de venta, sino como un elemento clave en la verificación proyectual.

Esto tiene sentido, dado al amplio uso de este tipo de herramientas en la práctica contemporánea. Un 50% de los lectores participantes dijo que siempre usa los renders, mientras que un 49% solo comentó hacerlos cuando es un requerimiento y tan solo un 1% nunca los realiza. Este tipo de herramientas realmente ya forma parte inherente de la disciplina. Al mismo tiempo, indicaron que a la hora de elegir un software de renderizado, los favoritos son V-ray, Twinmotion, Lumion, Enscape y Artlantis. Programas que se destacan por su capacidad de establecer parámetros precisos y de fácil uso, que al mismo tiempo en algunos casos logran la renderización en tiempo real.

A continuación, indagamos en los puntos de vista positivo y negativo más recurrentes por parte de nuestros lectores:

Punto de vista 1: No es sólo un elemento de venta, es un elemento de verificación

Desde que trabajamos diseñando sobre software de modelado paramétrico, el modelo 3D, y luego el render, se han convertido en un elemento de verificación que utilizamos durante todo el proceso de diseño. Ya no es esa pieza gráfica que mandamos a hacer como elemento de venta. Hoy es muy simple obtener una panorámica inmersiva para verificar si nuestro proyecto está resultando como lo imaginamos y para comunicarle a nuestros clientes (o podrían ser nuestros docentes) nuestras ideas. Creo que estamos aún bastante lejos de alcanzar los límites del renderizado en el proceso de diseño. Para ello deberemos lograr que la realidad aumentada y la realidad virtual (que son formas de renderizado en tiempo real) pasen a formar parte de las herramientas cotidianas del arquitecto, luego podremos pasar a trabajar con diseño inmersivo y entonces, tal vez podamos volver a hacernos esta pregunta. - Comenta un profesional de la arquitectura desde Argentina.

No creo que existan limites, el renderizado es una herramienta para mostrar al cliente como se desarrollaría su proyecto, tipo de acabados y las posibles formas que tendría la propuesta, no considero un render como un medio para obtener un contrato o ganar algún concurso, creo que los medios como el software de diseño en 3d debería principalmente, funcionar para ayudarnos junto con el cliente a visualizar una posible opción de diseño. Se que es impactante para personas ajenas al tema, el poder visualizar un obra de manera virtual, pero ese gancho a veces puede resultar engañoso para el cliente final. Ahora si creo que existen limites y uno sería el "no abusar de la capacidad de asombro" que pueda generar en clientes que desconocen el proceso de diseño o uso de este tipo de software para obtener el contrato. - Señala un arquitecto mexicano.

No tiene absolutamente ningún sentido no renderizar. La arquitectura se ha vuelto tan precisa que no usar un software de render mientras se diseña no solo es contraproducente, sino también muy irresponsable con la profesión y el contexto. Necesitamos cambiar radicalmente nuestros modales para producir un entorno de construcción más sostenible. Para saber exactamente lo que estamos produciendo durante el proceso de diseño, necesitamos visualizaciones realistas, nos guste o no. Necesitamos llevar todas nuestras herramientas a la mesa si queremos resolver el lío en el que nos metemos como especie. - Nos cuenta un arquitecto desde Praga, República Checa.

© Italy3d / Shutterstock
© Italy3d / Shutterstock

Para mi, los límites de las imágenes renderizadas es la "posibilidad verdadera", al menos en mi caso profesional realizo sólo renders que representen la posibilidad real de un proyecto, por que la imagen si bien es una gran oportunidad por que apela a la emocionalidad de las personas, una imagen que haga una promesa fantasiosa, puede generar una gran desilusión en el mandante, que es finalmente para quien se hace la imagen. Muchas veces los renderistas hacen las imágenes pensando en ellos o en sus colegas y no en quién lo necesita para entender su propio proyecto, creo que eso no se puede perder. Mi límite está en la verdad y uno de los límites de eso por ejemplo está en no alterar la imagen para que se vean los espacios más grandes u otras "manías" propias del renderizado. La arquitectura es habitable y el render sólo debe ser un puente emocional a ese habitar, pero será el habitar quién finalmente diga si la promesa puesta en la imagen se cumple o no. - Un arquitecto chileno.

El render ya no debe ser tomado como un documento más si no como una herramienta. El render se ha convertido hoy en día en la herramienta más importante del proceso de diseño, diría que por delante de la maqueta y los planos. Limitar el render como imagen final del proyecto con un objetivo de comunicación es un error; el proceso de diseño debe estar asistido desde el inicio (los primeros esquemas) con los renders, así será un proceso de diseño mucho más dinámico, comprobado y certero. Su importancia es tal que incluso ha llegado a convertirse en una herramienta importante en la fase de ejecución de la obra. - Nos comenta un profesional desde España.

En cuanto a los límites de renderizado como estudiante en mi opinión creo que no los hay, el modelado 3D y el renderizado ha sido un gran paso hacia el futuro que viene y es algo que se fortaleció mucho durante la pandemia, ya que este a diferencia de realizar una maqueta, nos permite introducirnos completamente dentro de nuestro proyecto arquitectónico, verificar espacios y re pensarlos, probar las materialidades que buscamos, etc. En acotadas palabras creo que como estudiante el render llegó para quedarse ya que nos permite darle una vida al proyecto y acercarlo más a lo que queremos hacer con el mismo y mostrar a nuestro profesor. - Nos cuenta un estudiante de arquitectura desde Argentina.

© Italy3d / Shutterstock
© Italy3d / Shutterstock
© Italy3d / Shutterstock
© Italy3d / Shutterstock

Punto de vista 2: Falta un nivel más de interacción (nos limita la tecnología, la creatividad y la comercialización)

Creo que los renders son uno de los mayores activos en la práctica arquitectónica actual, pero al mismo tiempo, siento que pueden quitar la belleza del descubrimiento cuando se trata de cómo el cliente ve el edificio. Creo que a veces incluso puede quitarle esa belleza al arquitecto, porque el tiempo y los recursos dedicados a crear un render hiperrealista pueden convertirse en un incentivo negativo para encerrar esa imagen en la cabeza, por lo que se corre el riesgo de perder detalles importantes debido a a las limitaciones de tiempo. En otra nota, creo que debemos mejorar nuestro juego en este proceso de mostrar nuestro diseño para que sea más intuitivo y requiera menos tiempo. ¿Por qué? Porque nos enfocamos únicamente en crear una fracción de la historia del edificio, es decir, el lado visual, mientras que la Arquitectura implica mucho más que eso, y creo que la belleza de descubrir el diseño de uno está vinculada a mucho más que solo lo visual. El mejor paralelo en el que puedo pensar es cómo un modelo bien hecho crea una atmósfera poderosa que involucra varios sentidos para descubrirlo, mientras que las representaciones solo se enfocan en uno, aunque es uno de los sentidos más utilizados. - Estudiante de arquitectura desde Rumania.

Los renders ayudan a darnos una perspectiva mayor para tomar decisiones sobre materialidades, acabados, etc. Sin embargo últimamente hay un cierto abuso del render como imagen que escapa totalmente de la realidad arquitectónica. Vemos algunos ejemplos en propuestas que no están implementadas in situ, desconociendo el entorno y dejando de lado ese valor. También vemos mucha incidencia en mostrar el mejor render fotorealistico, y una pobre ejecución de la documentación y/o programa o memoria. El render sirve, pero no hay que abusar de su poder. - Arquitecto en Argentina.

Los clientes se vuelven demasiado dependientes de las representaciones que hacemos, necesitan ver cada pequeño detalle que se muestra en la representación, lo cual es innecesario y, a menudo, nos bloquea en las decisiones muy temprano, aunque no se haya realizado el trabajo de respaldo. No parecen entender que las representaciones son conceptuales. - Arquitecto desde Estados Unidos.

El render miente. Es solo una herramienta para representar la arquitectura, más no un punto importante en el diseño. Con esto me refiero a que hoy en día muchos de mis compañeros estudiantes se enfocan en hacer un un buen render, cuando lo que mas importa es la calidad del espacio, el dibujo del vacío, la sostenibilidad y lo sustentable. Sin embargo es un tema más de marketing que arquitectónico; de hecho en la facultad hay cátedras que te enseñan estas herramientas de representación. El render transgredió la realidad, nos hacen creer algo que no es verdad, nos hacen ver una realidad aumentada que cuando se cruza con la realidad deja de ser perfecta. En mi opinión la arquitectura nace en el papel y una perspectiva hecha a mano vale más que una imagen asistida por computadora. - Estudiante de arquitectura de Perú.

Considero que el gran avance que ha habido en los últimos años en las capacidades y desempeño de las herramientas de modelado y renderizado, ha traído dos consecuencias negativas al proceso de diseño arquitectónico: por un lado, ha ocasionado que se deje de lado el conocimiento y uso de la perspectiva a mano como herramienta de diseño (no de presentación, ahí sí es innegable la ventaja de los renders) para explorar de manera ágil y certera las cualidades formales y expresivas de una propuesta (con la consecuente pérdida también de la idea de escala humana en la manera de imaginar los espacios, y, muchas veces, de conocimientos de fotografía, como el encuadre); y por otro lado, se ha caído en un abuso de la facilidad con que se modela y se renderiza con resultados impactantes, para presentar propuestas (por supuesto, sin generalizar) que a veces no tienen el suficiente sustento desde el punto de vista constructivo o económico. En éste último sentido, también creo que hemos olvidado que un render debiera ser una herramienta para llegar al final a un objeto arquitectónico construido, y no un fin por sí mismo, que a veces es más impactante y expresivo que el edificio terminado. - Un profesional de la arquitectura desde México.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Fabian Dejtiar. ""Ya no es esa pieza gráfica que mandamos a hacer": Nuestros lectores opinan sobre renders en arquitectura" 16 may 2021. ArchDaily México. Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/960384/ya-no-es-esa-pieza-grafica-que-mandamos-a-hacer-nuestros-lectores-opinan-sobre-renders-en-arquitectura> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.