Cómo los plafones pueden ayudar a limpiar el aire en un espacio interior

Cómo los plafones pueden ayudar a limpiar el aire en un espacio interior

No se puede negar que la pandemia del Covid-19 provocó cambios repentinos –quizás irreversibles– en la forma en que habitamos los espacios cerrados. Mientras las viviendas se han transformado en oficinas, gimnasios y aulas, muchos entornos con estadías prolongadas se han estado evitando para frenar la propagación del virus. Posiblemente, los espacios que tuvieron más restricciones fueron las oficinas corporativas, las cuales fueron cerradas o severamente limitadas debido a políticas de las compañías o a restricciones gubernamentales. Aunque esta situación ha permitido probar el funcionamiento de nuevas formas de trabajo, es probable que parte de las interacciones entre colegas se repita cuando las condiciones sanitarias lo permitan. Para garantizar que todos estén bien protegidos al regresar, el flujo y la calidad del aire será uno de los temas fundamentales a resolver adecuadamente. Pero, ¿cómo lograrlo?

Prácticamente todos los empleados de las empresas que trabajaban en oficinas tuvieron que reinventarse para realizar sus funciones desde sus propias casas. Según una encuesta realizada por McKinsey sobre el teletrabajo, "el 80% de las personas encuestadas informaron que les gusta trabajar desde casa. El 41% dice que es más productivo que antes y el 28% dice que es igual de productivo. Muchos empleados liberados de largos desplazamientos y viajes han encontrado formas más productivas de ocupar ese tiempo, han disfrutado de una mayor flexibilidad para equilibrar su vida personal y profesional, y han decidido que prefieren trabajar desde su casa en lugar de la oficina".

Cortesia de Armstrong
Cortesia de Armstrong

Pero así como la mayoría coincide en que, en el caso de los niños, la interacción con los compañeros y el entorno escolar es tanto o más importante que las asignaturas escolares de las clases online, las oficinas son mucho más que espacios de trabajo. Según una encuesta desarrollada por Estudio Guto Requena, denominada The future of workspace in the post-pandemic era, "la oficina existe para incorporar los valores y la cultura de la empresa, experimentar el colectivo, impulsar y empoderar a la comunidad. El ser humano es por naturaleza un ser social y necesita espacios de encuentro. Pensar en la experiencia humana en los espacios de trabajo será un cambio fundamental que veremos en las próximas décadas. Los temas clave serán la Inteligencia Artificial, la automatización, la demografía y la sostenibilidad. Por lo tanto, nuestros edificios deben ser inteligentes y saludables, ya que los empleados serán cada vez más exigentes en relación a su propia salud y bienestar".

De hecho, con la vacunación inmunizando a gran parte de la población en algunos países, poco a poco se va vislumbrando un regreso a los espacios públicos, a los eventos, y a las oficinas. Pero todo indica que la vuelta no será como antes. Muchas personas dicen que tienen miedo de volver a trabajar en los mismos lugares y concentraciones que antes. Los expertos señalan que, en muchos contextos, la densidad de oficinas cambiará y las empresas contarán con recursos tecnológicos para mantener actividades que requieren de una interacción real. Una encuesta de Global Workplace Analytics predice que hasta un 30% de las personas seguirán trabajando desde casa y, por tanto, la reanudación de los espacios de trabajo deberá planificarse desde una dinámica híbrida, en la que las herramientas tecnológicas siguen ganando importancia.

Para garantizar la seguridad de los empleados, se debe tener en cuenta la calidad del aire interior. La contaminación de los espacios interiores, un tema algo olvidado hace algún tiempo, ha ganado un gran protagonismo en el último año. En su informe Position Document on Infectious Aerosols, publicado en abril de 2020, ASHRAE afirma que, si bien los sistemas de ventilación no pueden abordar todos los aspectos del control de infecciones, "los cambios en las operaciones de los edificios, incluida la operación de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado, pueden reducir la exposición por transporte aéreo". Entre las recomendaciones del informe se encuentran estrategias para mejorar la ventilación mediante dilución, patrones de flujo de aire, filtración y presurización. ASHRAE afirma que "estas técnicas, aplicadas correctamente, pueden reducir el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas a través del aire".

Invertir en sistemas eficientes de ventilación o purificación de aire hará que los espacios sean más saludables y seguros. Cuando es posible, la ventilación natural puede ser una solución. Pero no siempre. Otra posibilidad, mucho más cara, sería instalar un sistema de aire acondicionado eficiente, que pudiera cambiar el aire de un espacio con cierta frecuencia. Sin embargo, una solución menos costosa, más fácil de instalar y potencialmente más efectiva podría ser utilizar tecnologías de plafones suspendidos en combinación con una filtración mejorada.

Cortesia de Armstrong
Cortesia de Armstrong

Los plafones se utilizan generalmente para mejorar el confort acústico del entorno, ocultar las instalaciones y aportar una estética específica al entorno. Investigaciones han demostrado que los plafones pueden mejorar la calidad del aire, ayudar a controlar filtraciones y mejorar los procesos de limpieza. Una métrica universal utilizada para medir la cantidad de aire que entra y sale de una habitación es los cambios de aire por hora (Air Changes per Hour - ACH), donde la tasa se calcula en función de la altura total del techo estructural. La incorporación de un sistema de plafones tiene el efecto de rebajar la altura del techo, reduciendo el volumen de aire a expulsar y facilitando el intercambio de aire. También se observó que, al sellar las juntas entre las placas del techo se aumenta la capacidad de renovación del aire. Por muy preciso que parezca, los estudios demuestran que la reducción de las fugas entre las placas, utilizando cintas de sellado, reduce significativamente el flujo de aire necesario para presurizar el espacio. En el caso del Encompass Health Rehabilitation Hospital, se reemplazó y se selló el antiguo techo con paneles Calla® AirAssure™, adaptándolo rápidamente sin cambiar la red existente o el sistema HVAC, y mejorando sustancialmente la eficiencia de la habitación. La presión del espacio aumentó un 84% en comparación con un sistema de plafones estándar, lo que resultó en un diferencial de presión constante de -0,0368 (WC – Water Column).

La desinfección de las superficies ha ganado un inmenso protagonismo con la aparición del Covid-19. Obviamente, la limpieza de los paneles siempre fue importante en aplicaciones específicas como hospitales, cocinas y laboratorios, pero en otros espacios esto no era una preocupación esencial. Junto a las nuevas recomendaciones de la CDC (Centers for Disease Control and Prevention) que incentivan a desinfectar y limpiar todo tipo de espacios y aplicaciones especiales, Armstrong ha testeado la mayoría de sus sistemas de plafones de fibra mineral y fibra de vidrio, entregando la mayor cantidad de información para una desinfección adecuada según su material o acabado. A través de estas guías, es posible conocer los métodos de limpieza y desinfección recomendados.

Cortesia de Armstrong
Cortesia de Armstrong
Cortesia de Armstrong
Cortesia de Armstrong

Pero también existen opciones más activas para desinfectar el aire. Una pieza que se puede incorporar y que aumenta la eficiencia del sistema son los purificadores de aire empotrados en el techo. AWI VidaShield UV24™, por ejemplo, utiliza "tecnología para limpiar el aire a través de los rayos Ultraviolet-C (UV-C), que limpia y reduce continuamente los niveles activos de contaminantes". La radiación UVC es la porción de energía más alta del espectro de radiación ultravioleta. Es particularmente eficaz para destruir material genético, ya sea en humanos o partículas virales, con propiedades bactericidas. Por esto, se aplica ampliamente en la esterilización de materiales quirúrgicos, y en procesos de tratamiento de agua y aire. Esta desinfección se realiza mediante lámparas especiales de coloración azulada, que bañan de luz el ambiente y eliminan a la mayoría de los microorganismos presentes. Los resultados de las pruebas muestran que el sistema neutraliza el 97% de los patógenos infecciosos durante el primer paso de aire a través del sistema. Cada producto puede tratar un volumen de aire equivalente a una habitación de unos 6 metros cuadrados y 3 metros de altura, cuatro veces por hora, aspirando el aire, depurándolo y devolviéndolo al ambiente.

Cortesia de Armstrong
Cortesia de Armstrong

Como una solución independiente o junto a otros productos, los sistemas de plafones pueden desempeñar un papel importante para reducir la propagación de agentes infecciosos y potencialmente, ayudar a reducir el costo de otras renovaciones o adaptaciones mucho más costosas. Por supuesto, la solución puede incluirse también en hospitales, escuelas, museos, y todos aquellos espacios donde las personas permanecen durante mucho tiempo. Si bien siempre se ha abordado la contaminación de las ciudades, las impurezas presentes en los espacios interiores nunca han tenido tanta importancia como hoy. La pandemia y la lucha contra este enemigo invisible ha generado nuevas preocupaciones y demandas, y la calidad del aire interior parece ser más importante que nunca.

Sobre este autor/a
Cita: Souza, Eduardo. "Cómo los plafones pueden ayudar a limpiar el aire en un espacio interior" [Como os forros de teto podem ajudar a limpar o ar de um ambiente] 10 jun 2021. ArchDaily México. (Trad. Franco, José Tomás) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/962600/como-los-plafones-pueden-ayudar-a-limpiar-el-aire-en-un-espacio-interior> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.