Sobre las batallas urbanísticas que nos dejaron las ciudades modernas

Sobre las batallas urbanísticas que nos dejaron las ciudades modernas

El desarrollo de las ciudades históricamente ha demostrado un lento proceso ya que el paisaje urbano se encuentra sometido a un cambio constante debido a los impulsos resultantes de factores sociales, económicos y financieros. Es por esto que ha sido difícil identificar una sola razón principal por la cual las ciudades han evolucionado con el tiempo para convertirse en los territorios que hoy conocemos. A medida que los diseñadores y planificadores especulan sobre cuál debería ser el futuro de nuestras ciudades, a veces la razón por la que nuestras ciudades se ven y operan de la forma en que lo hacen se ha reducido a unas cuantas famosas batallas famosas entre individuos con escuelas de pensamiento que rivalizan entre sí.

Las ciudades por las que caminamos, los parques en los que descansamos, los campus educativos que visitamos e incluso las calles por las que conducimos, no son un accidente. Su diseño y razonamiento se derivan de una multitud de principios que han sido cuidadosamente examinados por personas cuyo objetivo es garantizar que las ciudades sean habitables para todos. A veces, esas personas encuentran oposición y dedican sus vidas a asegurar que sus puntos de vista triunfen y dejen impactos duraderos durante siglos. Una de esas famosas batallas entre idealistas urbanos fue entre Jane Jacobs y Robert Moses quienes se enfrentaron por su diferente visión del futuro de la ciudad de Nueva York.

© Net Credit
© Net Credit

La ciudad de Nueva York en la década de 1950 estaba experimentando un boom de cambios. Se estaban diseñando y surgiendo nuevos caminos, carreteras, torres de viviendas y parques públicos por toda la ciudad. Si bien muchos dieron la bienvenida a este nuevo desarrollo, Moses y Jacobs tuvieron grandes desacuerdos sobre cómo debería continuar. Mientras Moses buscaba destruir y reconstruir gran parte de la ciudad de Nueva York, Jacobs creía en la preservación de sus calles, el sentido del urbanismo y la vibrante vitalidad cultural. Uno de los sitios que estaba cambiando rápidamente fue Washington Square Park, en donde se anclaron los vecindarios ofreciendo 10 acres de espacios verdes abiertos. Robert Moses creía firmemente que este servicio público debería convertirse en una carretera de cuatro carriles que no solo vino con la destrucción del parque, sino que también destruiría 416 edificios que albergaban a 2200 familias, 365 tiendas minoristas y 480 establecimientos comerciales en SoHo y Little Italy.

Al enterarse de estos planes, Jane Jacobs comenzó un movimiento de base para salvar los vecindarios existentes y evitar que se construyera esta Autopista del Bajo Manhattan, o LOMEX. Al escribir sus manifiestos, tomar las calles para obtener el apoyo de las masas e incluso hacer que los contactos del Ayuntamiento trabajaran a su favor para notificarle cuándo planeaba Moisés tener audiencias públicas de última hora, la coalición de Jacobs estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para evitar que esta carretera monolítica se apoderara de los barrios que amaba.

via Metropolis Books
via Metropolis Books

Curiosamente, los dos solo se conocieron en persona una vez, e incluso rara vez reconocieron la existencia del otro, confiando en el despido de sus grupos de apoyo e ideologías en su conjunto en sus intentos de asegurarse de que el otro nunca se saliera con la suya. Es bastante obvio quién ganó, y su relación al estilo de David y Goliat se convirtió en un cuento bastante famoso así como un instrumento para quienes promueven la participación de la comunidad como una forma de lograr, o en este caso prevenir el cambio.

via Wikimedia Photo by Phil Stanziola (Public Domain)
via Wikimedia Photo by Phil Stanziola (Public Domain)

Aparte de Jane Jacobs y Robert Moses –e incluso la batalla que resultó en la ciudad de Nueva York que conocemos y experimentamos hoy– otros urbanistas, con oposición han presentado sus audaces visiones para el futuro. Daniel Burnham expuso sus planes para Chicago, Le Corbusier imaginó un París remodelado en su Plan Voisin, e incluso Ebenezer Howard tenía ideas sobre cómo la gente viviría en armonía con la naturaleza en su movimiento Garden City. Aunque la mayoría de sus visiones nunca se hicieron realidad, las ciudades que formaron están teñidas de sus aspiraciones y han inspirado a otros a luchar por las suyas. Y en el caso de Robert Moses vs Jane Jacobs, si bien se necesita un equipo para construir una ciudad, pero a veces solo se necesita una persona para salvarla.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Overstreet, Kaley. "Sobre las batallas urbanísticas que nos dejaron las ciudades modernas" [The Urban Planning Battles that Gave Us Modern Day Cities] 27 jul 2021. ArchDaily México. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/965814/sobre-las-batallas-urbanisticas-que-nos-dejaron-las-ciudades-modernas> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.