La discapacidad está en las ciudades, no en sus ciudadanos

La discapacidad está en las ciudades, no en sus ciudadanos

Las ciudades con discapacidad son aquellas que presentan espacios y entornos que impiden o dificultan el acceso, la participación y la interacción de los ciudadanos, independientemente de cualquier pérdida o anomalía relacionada con su estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica. Invito a los lectores a, conmigo, cambiar el enfoque del abordaje de las discapacidades, trasladando a las ciudades y entornos construidos la incapacidad de atender de manera digna y eficaz la diversidad de habilidades y capacidades inherentes al ser humano.

Todas las personas son únicas y nacen con habilidades y destrezas que, cuando se desarrollan, conducen a la realización de sus sueños. Pueden ser profesionales, familiares, afectivos, sociales, financieros, entre muchos otros. Cuando los ambientes, servicios, equipos, productos o instrumentos no existen o no pueden ser utilizados en su totalidad por sus dimensiones (o por una mala concepción en su diseño), las personas se ven impedidas de realizar sus actividades cotidianas en el ámbito social, profesional, personal, social o familiar. La deficiencia está “en la cosa” misma, incapaz de ser utilizada.

A lo largo de todos los años que trabajé como arquitecto y urbanista, no conocí a nadie que presentara las proporciones renacentistas del Hombre de Vitruvio, cuya ilustración de Leonardo da Vinci, inspirada en la obra De Architectura, del arquitecto romano Vitruvius Pollio, inspiró la métrica utilizada en la concepción, proyecto y planificación de edificios, ciudades y todo lo que nos rodea que pueda posibilitar, entorpecer o impedir la realización de las tareas y acciones de nuestra vida cotidiana. El dibujo representa a un hombre desnudo con los brazos y las manos extendidas, inscrito en un círculo y un cuadrado, con todas las proporciones perfectas. El autor buscó relacionar los espacios con el cuerpo, argumentando que los edificios y sus ambientes debían basarse en la simetría y las proporciones de la forma humana. Para él, la composición de los “recintos de los dioses inmortales” sólo se lograría a partir de la exacta proporción o semejanza de los miembros de una figura humana bien constituida.

La discapacidad está en las ciudades, no en sus ciudadanos - Imagen 5 de 5
Leonardo da Vinci / Public domain

A mediados del siglo pasado, el arquitecto franco-suizo Charles-Édouard Jeanneret-Gris —más conocido como Le Corbusier—, dio un nuevo enfoque a las investigaciones de Da Vinci y Vitruvio, buscando encontrar la relación matemática entre las medidas del hombre y la naturaleza a través de un sistema de medición a escala humana basado en la proporción áurea y la secuencia de Fibonacci.

Conocido como Modulor, el sistema de proporciones fue ampliamente utilizado en la posguerra para permitir la producción de edificios y viviendas a gran escala y con el menor espacio posible, pero aún funcionales. Las medidas estándar? Un individuo masculino imaginario, 1,75 m. Posteriormente, con 1,83 m de altura.

En cualquier caso, las medidas utilizadas para la construcción de objetos o espacios para edificios y ciudades fueron concebidas a partir de una figura humana especial capaz de representar a todas las personas: hombre blanco, joven, sano y europeo. Todos los demás seres humanos no estaban retratados por las normas y leyes vigentes en ese momento. Recién a partir de la década de 1960, los movimientos sociales de los países nórdicos e Inglaterra cuestionaron la métrica vitruviana de la “figura humana bien construida”, llamando la atención sobre la necesidad de respetar la diversidad de capacidades y habilidades de otros grupos sociales, incluso en ellos los niños, mujeres, ancianos y personas con diversas discapacidades funcionales.

La discapacidad está en las ciudades, no en sus ciudadanos - Imagen 2 de 5
Foto de Lisanto 李奕良 on Unsplash

Las ciudades y los edificios se construyeron predominantemente utilizando métricas incompatibles con la diversidad humana. Los cambios necesarios para la adecuación de espacios y objetos, a pesar de los más de 50 años desde el inicio de las discusiones, aún son incipientes en lo que se refiere a políticas públicas. Poner una rampa aquí o arreglar una acera allá a través del PEC (Programa de Emergencia de Aceras de la ciudad de São Paulo, que prevé cambios de pisos, etc.) es irrisorio dada la urgencia de los impactos negativos causados ​​en la vida de las personas. En una sociedad democrática, no es posible considerar común o normalizar el impacto social, ambiental y económico del maltrato a las ciudades, cuyos gestores, aún hoy, están poco acostumbrados a la importancia de planificar acciones que conlleven a la plena accesibilidad de las ciudades en la acogida e inclusión de sus ciudadanos.

Más inaceptable aún es saber que las barreras físicas derivadas de la falta de planificación y gestión de los espacios públicos destinados a los ciudadanos, impiden o dificultan la expresión de las potencialidades de los grupos sociales. Fragmentada en decenas de secretarías, órganos, departamentos y personas está la gestión de todo el mobiliario público y las infraestructuras urbanas. Postes, cableado, botes de basura, quioscos, cercas de construcción, barandales, árboles, mesas y sillas en las aceras, horizontales (carriles peatonales) y verticales (semáforos, nombres de calles) siendo ciudad, cada uno de estos elementos que les mencioné, manejados por distintas áreas. Sin un proyecto claro, el espacio de la calle es el resultado de un revoltijo de departamentos. Hay decenas de permisionarios y concesionarios municipales, estatales y federales que actúan solos en las calles. ¿Cómo podemos garantizar la calidad de la atención a la diversidad de capacidades y habilidades humanas si cada uno hace lo que más le conviene? ¿Dónde está la política pública capaz de iniciar el proceso de transformación?

Ronaldo Tonini, arquitecto y urbanista especializado en accesibilidad, cree que, además de las normas y la legislación, los profesionales deben estar atentos a los detalles de diseño y ejecución de productos y ambientes funcionales, prácticos, accesibles y estéticamente apropiados para los usuarios, con el objetivo de superar las dificultades e inseguridades que enfrentan en la vida cotidiana de las personas con discapacidad. En otras palabras: solo aplicar las normas en el desarrollo de propuestas de proyectos es lo correcto, pero es necesario ir mucho más allá.

La discapacidad está en las ciudades, no en sus ciudadanos - Imagen 4 de 5
Imagen del libro: "Diretrizes do Desenho Universal na Habitação de Interesse Social no Estado de São Paulo", disponible online.

Hay una salida: basta con discernimiento y voluntad política para iniciar buenas prácticas de gestión del problema. Con el objetivo de promover la igualdad de oportunidades y la accesibilidad a la vida urbana de las personas con discapacidad, la Unión Europea creó el Premio Ciudad Accesible, que premia a las ciudades con buenas prácticas de diseño y planificación orientadas a la accesibilidad y la inclusión. El ganador de 2021 es Jönköping, Suecia, que ha demostrado un enfoque integral de la accesibilidad. Solo para tener una idea del alcance de la iniciativa, la ciudad impulsó cambios significativos en los entornos construidos y espacios públicos; en transporte e infraestructuras relacionadas con los desplazamientos; en información y comunicación, incluidas las nuevas tecnologías (TIC), además de equipamientos y servicios públicos en cultura, educación, salud, entre otros. Estas acciones apuntan a ampliar la participación social y económica con el objetivo de promover el acceso a servicios y productos accesibles a un mayor número de consumidores antes excluidos del mercado.

Me siento incómodo escribiendo una columna que, aún hoy, justifica la necesidad de planificar y construir ciudades que beneficien a todos sus habitantes y recuerda a las empresas y autoridades públicas que la ciudad alberga una gama muy rica de habilidades y capacidades, cuyo potencial, poco explorado, puede expandir empleos, negocios, servicios y generar ingresos. ¿Cómo puede un país alcanzar la prosperidad cuando las personas son invisibilizadas, segregadas o excluidas?

La discapacidad está en las ciudades, no en sus ciudadanos - Imagen 3 de 5
Foto de D A V I D S O N L U N A on Unsplash

Texto publicado originalmente en JP News.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Degreas, Helena. "La discapacidad está en las ciudades, no en sus ciudadanos" [Deficientes são as cidades, não os seus cidadãos] 19 may 2022. ArchDaily México. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/982246/los-discapacitados-son-las-ciudades-no-sus-ciudadanos> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.