El sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

Regístrate ahora y guarda el contenido de ArchDaily

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

Revisa el catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

i

En todo el mundo, arquitectos están encontrando maneras geniales para reutilizar edificios antiguos. Haz clic aquí para ver las mejores remodelaciones.

¿Quieres ver los mejores proyectos de remodelación? Haz clic aquí.

i

Navega a través de edificios inspiradores con nuestra selección de videos en 360. Haz clic aquí.

Revisa nuestros inspiradores videos en 360​. Haz clic aquí.

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. Tatiana Bilbao: “La arquitectura debe beneficiar a todo ser humano en el mundo”

Tatiana Bilbao: “La arquitectura debe beneficiar a todo ser humano en el mundo”

Tatiana Bilbao: “La arquitectura debe beneficiar a todo ser humano en el mundo”
Tatiana Bilbao: “La arquitectura debe beneficiar a todo ser humano en el mundo”, Casa en Ajijic, Jalostitlán, México, 2010. Imagen © Iwan Baan
Casa en Ajijic, Jalostitlán, México, 2010. Imagen © Iwan Baan

Como parte de una generación de diseñadores que en los últimos años ha colocado a México en el mapa global, Tatiana Bilbao es una arquitecta que forma parte de la conciencia global de esta profesión. Mientras algunos arquitectos mexicanos han dejado huella con una diseños espectaculares que siguen la tendencia internacional de la arquitectura "icónica", Bilbao optó por un enfoque más centrado en las personas. En esta, su más reciente entrevista de la serie "La ciudad de las ideas" de Vladimir Belogolovsky, Bilbao explica cómo se inició en este tipo de arquitectura de construcción comunitaria, lo que representa la forma en su arquitectura y sus ambiciones para el futuro.

Vladimir Belogolovsky: Mientras más hablo con los arquitectos de tu generación o mi generación, me es más evidente que la arquitectura no tiene límites. En otras palabras, la arquitectura no se trata sólo de edificios, la arquitectura se trata de construir comunidades.

Tatiana Bilbao: Absolutamente. Para mí esa es la parte más importante de la arquitectura, no se trata de construir un edificio, se trata de construir una comunidad.

Viviendas en Ciudad Acuña, México, 2015. Imagen © Jaime Navarro Bioinnova, Culiacán Rosales, México, 2012. Imagen © Iwan Baan Casa en Ajijic, Jalostitlán, México, 2010. Imagen © Iwan Baan Casa Ventura, San Pedro Garza García, México, 2011. Imagen © Rory Gardiner + 20

Jardín Botánico Culiacán, México, 2012. Imagen Cortesía de Jardín Botánico de Culiacán
Jardín Botánico Culiacán, México, 2012. Imagen Cortesía de Jardín Botánico de Culiacán

VB: ¿Fue la arquitectura algo que te atrajo desde tu niñez?

TB: Sí, desde que nací, creo. [Risas.] Mi padre dice que lo tengo en la sangre y creo que es verdad. Todos en mi familia son arquitectos: mi abuelo fue arquitecto, José Luis Benlliure era mi tío; creo que todos mis primos son arquitectos y mi oficina literalmente, es mi negocio familiar: mi hermana Catia Bilbao y mi primo Juan Pablo Benlliure son mis gerentes.

VB: Entonces no tuviste más remedio que convertirte en arquitecta, ¿verdad?

TB: Bueno, resistí por un período muy corto, intentaba ser rebelde. Entonces, cuando tenía 18 años, tuve la idea de convertirme bióloga. Luego fui a Italia para estudiar diseño industrial durante un año, mi compañera de cuarto estudió arquitectura así que terminé ayudándola con todos sus proyectos. Cuando volví a México ya sabía lo que quería estudiar.

Casa en Ajijic, Jalostitlán, México, 2010. Imagen © Iwan Baan
Casa en Ajijic, Jalostitlán, México, 2010. Imagen © Iwan Baan

VB: Comenzaste tu despacho junto con otros socios, incluido Fernando Romero. ¿Podrías contarme sobre esos primeros días?

TB: Comenzamos nuestro taller en 1998 justo después de mi graduación. Fue un momento interesante e importante aquí en México en el que la economía de repente despegó. Antes de eso hubo varias crisis financieras, una tras otra, varias devaluaciones ... En los años 80 y 90 era imposible que la arquitectura emergiera. De hecho, era difícil sobrevivir como arquitecto en aquel entonces, esta fue la generación de Alberto Kalach y Enrique Norten, pero para el momento en que nuestra generación estaba fuera de la escuela la economía se estabilizó y México se posicionó como actor global. Fue el momento en que la arquitectura se convirtió en una tendencia a nivel mundial (se construyó el Guggenheim Bilbao). Mi generación aprovechó estos cambios, estábamos activos y queríamos ser independientes. No sabíamos cómo íbamos a hacer nuestra arquitectura, pero lo importante era formar parte de la escena global y estar abiertos a todo tipo de acontecimientos en la arquitectura, el arte y la cultura en general. Organizamos exposiciones, invitamos a importantes curadores y arquitectos a dar charlas y traer sus exposiciones, diseñamos casas utópicas para artistas, exploramos muchas posibilidades en todos los ámbitos. Esta experiencia me permitió entender lo que realmente quería hacer en la arquitectura.

Me di cuenta de que quería hacer algo completamente diferente a mis compañeros. Eso fue en 2004, cuando comencé mi práctica independiente con una idea fundamental: la arquitectura debería beneficiar a cada ser humano en este planeta. El beneficio no podría ser abstracto, tendría que ser con base en el individuo. Creo que la arquitectura debe de tener un impacto a un nivel más amplio, es por eso que debe ser pensado y concebido por personas diferentes, no solo por los arquitectos. Todos deberían participar: sociólogos, filósofos, políticos, economistas, diseñadores, arquitectos ...

Prototipo de Vivienda de Interés Social, 2015. Imagen Cortesía de Tatiana Bilbao
Prototipo de Vivienda de Interés Social, 2015. Imagen Cortesía de Tatiana Bilbao

VB: Tu oficina está ubicada en el corazón de la Ciudad de México, una metrópolis bulliciosa, pero la mayor parte de tu trabajo está en otras partes. ¿A qué se debe?

TB: Me hacen mucho esta pregunta y me encanta. Yo nací en la Ciudad de México, creo que  es una de las mejores ciudades en todo el mundo. Es cierto que somos una ciudad bulliciosa y nuestra oficina está en medio de todo, en el Paseo de la Reforma. Crecí muy cerca de aquí y aquí quería estar, esa es la razón por la que la oficina está conformada de vidrio principalmente. Quiero que las personas que trabajen aquí estén al tanto de la ciudad y de la realidad que yace a nuestro alrededor todos los días. Hay todo tipo de celebraciones, demostraciones e intercambios culturales que tienen lugar justo en frente de nuestra oficina. Necesitamos ser parte de la calle, necesitamos estar en este ombligo.

La mitad de la gente aquí es extranjera, eso es importante para mí. Me preguntaste por qué no tenemos trabajo en la Ciudad de México; la verdad no lo sé y no es porque no queramos hacer proyectos locales. Actualmente estamos trabajando en unos 20 proyectos, aproximadamente la mitad están en México pero ninguno está en la Ciudad de México. Sin embargo, ¡me gustaría mucho trabajar en proyectos aquí mismo!

VB: Construiste edificios fuera de México, incluso en China, viajas y das conferencias internacionalmente de manera frecuente. ¿Cuál fue el lugar en donde sentiste más energía e impulso de innovación?

TB: Tal vez sea una contradicción pero siento que los proyectos más innovadores se realizan en México, en todo el país. Lo que más me gusta es lo innovador a la hora de pensar la arquitectura, quizás lo auténtico no está en las formas y los materiales. Para esos aspectos sí es posible que se deba ir a otros lugares, pero en general, México es increíblemente innovador, hay proyectos prospectivos que se están llevando a cabo en la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Tijuana y otros lugares. Existe un gran interés en innovar, especialmente en mi generación y en los arquitectos más jóvenes que abordan temas de arquitectura que se inclinan hacia las personas. Estamos viviendo una interesante intersección de diferentes intereses en la arquitectura: mi generación estaba fascinada por el espectáculo, sin embargo, ahora el cambio se inclina hacia aspectos sociales. Esta mezcla está generando resultados muy interesantes.

Bioinnova, Culiacán Rosales, México, 2012. Imagen © Iwan Baan
Bioinnova, Culiacán Rosales, México, 2012. Imagen © Iwan Baan

VB: Acabas de mencionar el espectáculo. ¿Todavía estás interesada en ese tipo de arquitectura?

TB: Realmente no. [Risas.] Fui entrenada en un momento en que México estaba a punto de convertirse en un país global, hicimos lo que todos hacían: los blobs. Todos estábamos preocupados por la forma de los edificios y en cómo podíamos sorprender al mundo construyéndolos. Así es como puedo describir ese momento pero poco a poco entendí de qué se trataba realmente la arquitectura, se trataba de ... la gente. Entonces todo dio un giro, sin duda la estética de la arquitectura es muy importante. La belleza es importante porque eleva nuestro espíritu, por su puesto que cuando tu espíritu es alto te esfuerzas por convertirte en una mejor persona; pero ser espectacular y ser bello no es lo mismo, para mí, hay una diferencia.

Viviendas en Ciudad Acuña, México, 2015. Imagen © Jaime Navarro
Viviendas en Ciudad Acuña, México, 2015. Imagen © Jaime Navarro

VB: Raramente construyes en la Ciudad de México. ¿Das clases aquí?

TB: No, enseño en Yale, mis alumnos están en los Estados Unidos. Solía ​​enseñar aquí al principio pero luego me invitaron a dar clases en el extranjero. Creo que es muy importante para mí enseñar en el extranjero siendo mexicana, hay muy poco conocimiento sobre México en el mundo, incluso en los Estados Unidos. Sabemos mucho más sobre Estados Unidos que los estadounidenses de nosotros. La arquitectura mexicana tiene un legado muy importante, es fundamental para mí hacer una declaración sobre eso y enseñar a otros sobre quiénes somos.

VB: ¿Cuál es tu forma particular de dar clases?

TB: Me gusta provocar y extraer ideas de los estudiantes, me gusta explorar muchas posibilidades. No dirijo a los estudiantes, los presiono. Es muy común que los estudiantes estén cómodos obedeciendo órdenes, pero debería ser al revés. La gente debería pensar y proponer nuevas ideas que mejorarán nuestras vidas, hay muchas formas concretas de hacerlo. La utopía ha muerto.

Casa Ventura, San Pedro Garza García, México, 2011. Imagen © Rory Gardiner
Casa Ventura, San Pedro Garza García, México, 2011. Imagen © Rory Gardiner

VB: La utopía no es relevante.

TB: ¡Por supuesto que no! No deberíamos proyectar el futuro pero sí debemos imaginarlo, de lo contrario no vamos a llegar a donde queremos. Cada semestre es diferente, pero siempre provoco a mis alumnos. Por ejemplo, el semestre pasado seleccioné un sitio para ellos aquí en la Ciudad de México y los desafié a diseñar el lugar visto en 2050. Les pedí que pensaran en el contexto y la arquitectura, en el papel de espacio público, en cómo se pueden re interpretar los espacios comunitarios; en cómo la vivienda social no sólo puede diseñarse sino también re inventarse, en lo qué pasará con los cajones de estacionamiento y así sucesivamente. Me gustan estas provocaciones, nosotros los arquitectos tenemos que actuar con la realidad que tenemos hoy pero en la escuela, no lo hacemos. Es por eso que los presiono.

VB: ¿Cuál es tu principal preocupación en la arquitectura?

TB: La cosa más importante para un ser humano es ser saludable, la segunda es tener un refugio. Mi preocupación es que la arquitectura sea relevante. ¿Qué pueden hacer los arquitectos? Creo que debemos entender que no podemos diseñar el mundo, el mundo necesita ser diseñado por los propios habitantes. ¿Cómo podemos adaptarnos a eso? Mi respuesta es que los arquitectos deben construir un tipo de arquitectura que se convierta en una plataforma para que las personas creen sus propios espacios y vidas.

Jardín Botánico Culiacán, México, 2012. Imagen Cortesía de Jardín Botánico de Culiacán
Jardín Botánico Culiacán, México, 2012. Imagen Cortesía de Jardín Botánico de Culiacán

VB: Esa es una meta muy admirable y ambiciosa.

TB: ¡Lo sé!

VB: Si tuvieras que describir tu trabajo en palabras simples, ¿cuáles serían?

TB: Puedo decirte las palabras que me gustaría se usaran para describir mi trabajo, no sé si es así, pero quiero que mi arquitectura sea humana, social, individual, comunitaria y hermosa.

VB: Dijiste que "La arquitectura debe ser increíble y sorprendente, pero no tiene por qué ser geométricamente desafiante". ¿Podrías dar más detalles sobre este punto?

TB: Todo depende del contexto. En mi contexto aquí en México es muy difícil desafiar la arquitectura geométrica y formalmente.

Viviendas en Ciudad Acuña, México, 2015. Imagen © Jaime Navarro
Viviendas en Ciudad Acuña, México, 2015. Imagen © Jaime Navarro

VB: Pero tú estás construyendo en todo el mundo, incluso en China. ¡Ahí pueden hacer lo que sea!

TB: [Risas.] ¡Lo que sea! Sin embargo, me di cuenta de que no es necesario. Vengo de México y sé que se puede hacer una arquitectura realmente hermosa e impresionante sin desafiar la gravedad, sin reinventar la geometría de las formas básicas. Creo en una labor arquitectónica directa y pura, para mí es mucho más fácil comunicar mi mensaje de esa manera. Cuando la arquitectura es directa es fácil para todos entenderla; la arquitectura necesita incluir a otras personas, nosotros los arquitectos no podemos hacer arquitectura pensando en nosotros exclusivamente.

VB: Mencionabas que "La arquitectura no es una profesión. Ser arquitecta es como ser artista; no trabajas como artista, eres un artista ". ¿Dirías que no eres sólo arquitecta? Hay otras ambiciones, ¿verdad?

TB: No, no lo creo. Soy arquitecta porque necesito re definir qué es la arquitectura. Como arquitecta necesito trabajar con muchos otros profesionales para desarrollar y construir arquitectura. Claro, estoy en contra de la idea de que los arquitectos pasen todo el tiempo en sus escritorios, es por es que estoy haciendo cosas diferentes, pero sigo siendo arquitecta.

Funeraria Tangassi, San Luis Potosi, México, 2011. Imagen © Iwan Baan
Funeraria Tangassi, San Luis Potosi, México, 2011. Imagen © Iwan Baan

VB: Si pudieras conocer a un arquitecto, de cualquier período de la historia, para entablar una conversación, ¿quién sería?

TB: ¡Hay tantos! Antes mencionaste a Piranesi, por supuesto me encantaría hablar con él. Me encantaría hablar con el arquitecto y urbanista mexicano Mario Pani, quien construyó el edificio de apartamentos donde vivo con mi familia; pero si tuviera que elegir a uno sólo sería Lina Bo Bardi.

VB: ¿Qué le preguntarías?

TB: Le preguntaría por su principal motivación para convertirse en arquitecta y cuál era el motor detrás de su trabajo. Su labor y pensamientos eran muy profundos, leí mucho sobre ella y viví sus obras principales antes de que fuera re descubierta en la época de su centenario hace algunos años. Lo que es verdaderamente importante es que era una mujer extranjera dentro de una profesión que, específicamente en ese tiempo, era dominada por hombres.

VB: ¿Cuál es tu lema?

TB: La gente primero.

Jardín Botánico Culiacán, México, 2012. Imagen Cortesía de Jardín Botánico de Culiacán
Jardín Botánico Culiacán, México, 2012. Imagen Cortesía de Jardín Botánico de Culiacán

VLADIMIR BELOGOLOVSKY es fundador del Curatorial Project sin fines de lucro con sede en Nueva York. Arquitecto por Cooper Union en Nueva York, ha escrito cinco libros, entre ellos Conversations with Architects in the Age of Celebrity (DOM, 2015)Harry Seidler: LIFEWORK (Rizzoli, 2014) y Soviet Modernism: 1955-1985 (TATLIN, 2010). Entre sus numerosas exposiciones se encuentran: Anthony Ames: Object-Type Landscapes en Casa Curutchet, La Plata, Argentina (2015); Colombia: Transformed (American Tour, 2013-15); Harry Seidler: Painting Toward Architecture (gira mundial desde 2012); y  Chess Game for Russian Pavilion at the 11th Venice Architecture Biennale (2008). Belogolovsky es el corresponsal estadounidense de la revista de arquitectura SPEECH, con sede en Berlín y ha dado conferencias en universidades y museos en más de 20 países.

La columna de Belogolovsky,  City of Ideas, presenta a los lectores de ArchDaily sus últimas y actuales conversaciones con los arquitectos más innovadores de todo el mundo. Estas conversaciones íntimas forman parte de la próxima exposición del curador con el mismo título, que se estrenó en la Universidad de Sydney en junio de 2016. La exposición  City of Ideas viajará por todo el mundo para explorar el contenido y el diseño en constante evolución.

Cita: Belogolovsky, Vladimir. "Tatiana Bilbao: “La arquitectura debe beneficiar a todo ser humano en el mundo”" [Tatiana Bilbao: “Architecture Should Benefit Every Single Human Being on This Planet”] 10 ene 2018. ArchDaily México. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/886752/tatiana-bilbao-la-arquitectura-debe-beneficiar-a-todo-ser-humano-en-el-mundo> ISSN 0719-8914

Más entrevistas en nuestro Canal de YouTube