Centros Maggie: cómo la arquitectura puede ayudar a los pacientes con cáncer a combatir la enfermedad

Centros Maggie: cómo la arquitectura puede ayudar a los pacientes con cáncer a combatir la enfermedad

Centro Maggie es una red de centros de cuidados intensivos para el tratamiento de personas con cáncer. Desde la apertura de su primera sede, la institución se ha encargado de la difícil tarea de diseñar espacios capaces de renovar las esperanzas de estas personas, ayudándoles a encontrar fuerza y ​​permanecer positivos en la lucha contra el cáncer

Desde la inauguración del primer Centro Maggie en Edimburgo en 1996, los principales arquitectos se han unido a la iniciativa, desarrollando diseños arquitectónicos innovadores que han llevado a un cambio de actitud entre los pacientes con cáncer y sus cuidadores, amigos y miembros de la familia

Actualmente hay 21 centros en funcionamiento en el Reino Unido, todos vinculados a hospitales en la red de salud pública. Además, hay otros tres Centros Maggie en todo el mundo: uno en Hong Kong, uno en Tokio y uno en Barcelona. De estos veinticuatro centros abiertos, otros tres están actualmente en construcción y se espera que abran en los próximos seis meses. 

Arquitectos de renombre mundial se encuentran entre los autores de estos proyectos, incluidos Steven Holl, Zaha Hadid y Frank Gehry. Con diseños audaces e innovadores, Centro Maggie se ha establecido no solo como referencia en la lucha contra el cáncer, sino también en el escenario de la arquitectura contemporánea. Aunque muchos de nosotros hemos visto un Centro Maggie, al menos en Internet, pocos conocen exactamente para qué sirven estos edificios, pues, en lugar de considerarse como una estructura clínica, están diseñados como un hogar, un lugar donde las personas pueden pasar buenos momentos cerca de sus seres queridos. Los efectos terapéuticos de estos espacios se están probando en la práctica a medida que más y más pacientes hacen uso de estas estructuras.

La diseñadora de interiores Patricia Urquiola aprovechó la luz del día que fluía a través de la fachada enrejada y los divertidos y geométricos montantes de madera. Las baldosas de madera y cerámica agregan calidez a los pisos y las paredes, mientras que los sofás, alfombras y luces decorativas colgantes con dibujos son alegres, pero no agresivos. Al igual que en otros centros de Maggie, una cocina compartida ofrece espacio comunitario adicional. Cortesía © Ason Keith / Fundació
La diseñadora de interiores Patricia Urquiola aprovechó la luz del día que fluía a través de la fachada enrejada y los divertidos y geométricos montantes de madera. Las baldosas de madera y cerámica agregan calidez a los pisos y las paredes, mientras que los sofás, alfombras y luces decorativas colgantes con dibujos son alegres, pero no agresivos. Al igual que en otros centros de Maggie, una cocina compartida ofrece espacio comunitario adicional. Cortesía © Ason Keith / Fundació

El programa del Centro Maggie es lo opuesto a una clínica de tratamiento para el cáncer. Al menos eso es lo que quería Maggie Keswick Jencks, cofundadora del Centro Maggie. Escritora, artista y paisajista, esposa del crítico de arquitectura Charles Jencks, Maggie murió en 1995 después de años de lucha contra el cáncer. En el proceso de su tratamiento, se convirtió en una ardiente defensora de que la lucha contra el cáncer no debería ser peleada solo dentro de un hospital. Fundamentalmente, sabía exactamente cómo no deberían ser estos espacios. En su manual, Maggie revela cuán tristes y poco iluminadas son las salas de espera de los hospitales, espacios que tienen poco que ver con la vitalidad y la esperanza de los pacientes.

Ella quería que la gente se diera cuenta de que los espacios cálidos y agradables eran cruciales para estos pacientes; que la luz natural, así como los jardines, las aves y el cielo azul podrían ayudar, así como el tratamiento en sí mismo; ella soñaba con sillones donde pudieran descansar o reír en compañía de un amigo; baños como lo que tenemos en casa, donde nos refugiamos para llorar cuando estamos desesperados. Estos espacios deben diseñarse alrededor de una cocina, sin pasillos oscuros y espacios escalonados. El personal técnico en el sitio solo contribuiría al tratamiento en un sentido holístico, brindando apoyo psicológico y ayudando a los pacientes a relajarse.

Maggie’s Dundee abrió en la ciudad escocesa en 2003 como la primera construcción nueva de la organización. Frank Gehry diseñó la estructura, y Arabella Lennox-Boyd creó el jardín. El laberinto de la catedral de Chartres sirvió de punto de inspiración para el paisaje. Cortesía del Centros Maggie
Maggie’s Dundee abrió en la ciudad escocesa en 2003 como la primera construcción nueva de la organización. Frank Gehry diseñó la estructura, y Arabella Lennox-Boyd creó el jardín. El laberinto de la catedral de Chartres sirvió de punto de inspiración para el paisaje. Cortesía del Centros Maggie

En estos más de veinte años que nos separan de la fundación, el cáncer ha cambiado su forma a medida que los tratamientos han evolucionado, pero los Centros Maggie siguen siendo fieles a la visión de su fundador, dice Laura Lee, directora ejecutiva de los Centros Maggie:

Cuanto más conscientes son las personas de la gravedad de su enfermedad, más desean sentirse en control de ella y encontrar fuerzas dentro de sí mismas para combatir el cáncer. Los espacios del Centro Maggie brindan este apoyo que no se puede encontrar en ningún hospital o clínica de tratamiento (...) Estos espacios fomentan la autodeterminación y la autonomía del paciente

Los estudios realizados en las últimas décadas nos muestran que una actitud positiva es importante cuando se trata de sobrevivir al cáncer: quienes aprenden a enfrentar todos los desafíos del cáncer viven más tiempo.

El cáncer es ahora una de las principales causas de muerte en todo el mundo y, según las encuestas realizadas por los Institutos Nacionales de Salud, el número de casos nuevos tiende a llegar a 23,6 millones de personas en todo el mundo para 2030. Por otro lado, las tasas generales de mortalidad por cáncer han disminuido significativamente con los años; las personas viven más tiempo, incluso con todas las incertidumbres detrás de la enfermedad. Además, hay un costo enorme que no entra en esta cuenta - por lo general, los miembros de la familia dedican horas de trabajo no remunerado para brindar atención y apoyo a los pacientes, dice Lee:

Vivir más tiempo frente a una enfermedad tan letal significa que los espacios del Centro Maggie juegan un papel clave en cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos durante el tratamiento

Los Centros Maggie encargaron a Zaha Hadid Architects el centro del Hospital Victoria en la ciudad escocesa de Fife. Su exterior negro asfáltico contrasta bruscamente con sus acogedores interiores, que cuentan con tragaluces triangulares juguetones. Cortesía © Philip Durrant
Los Centros Maggie encargaron a Zaha Hadid Architects el centro del Hospital Victoria en la ciudad escocesa de Fife. Su exterior negro asfáltico contrasta bruscamente con sus acogedores interiores, que cuentan con tragaluces triangulares juguetones. Cortesía © Philip Durrant

"La dificultad que enfrentan los pacientes en un hospital es la misma que hace veinte años", coincide Lily Jencks, hija de Maggie y Charles, arquitecta y paisajista. Al igual que su padre, Charles Jencks, ella está en el comité administrativo del Centro Maggie.

Los hospitales están construidos para cumplir con una serie de requisitos que ocupan a cirujanos y médicos, por lo tanto son poco preocupados por las características espaciales de estos edificios

La mayoría de los Centros Maggie siguen un plan abierto, con espacios contemplativos que fluyen desde una cocina o sala de estar central, dice Lily:

Mi madre creía que el espacio debería ser fácilmente aprovechado tan pronto como entramos por la puerta principal, instantáneamente nos sentimos como en casa

Las vistas y la accesibilidad al jardín son elementos clave en cada Centro Maggie, y en la mayoría de ellos, las enormes aberturas permiten a los pacientes estar siempre en contacto con el mundo exterior. Lily, que ahora dirige su propia oficina en Londres, fue responsable del diseño del paisaje de Maggie Glasgow Gartnavel (2011) mientras trabajaba para OMA. Con ese proyecto, señala, Rem Koolhaas rompió con la tipología típica de Maggie al diseñar un edificio abierto con paredes de vidrio en todos los lados. Ubicado en medio de un bosque, el edificio diseñado por Koolhaas se parece más a un pabellón forestal modernista que a un centro de atención de cáncer.

Por otro lado, Maggie's Center Barts 2017, diseñado por Steven Holl Architects, es un edificio que se parece más a un camino, un espacio que fluye alrededor de un gran atrio central. A pesar de su estructura vertical, "todavía puedes ver todo lo que sucede a tu alrededor y fuera del edificio. El resultado es una superposición de capas de espacios públicos y privados".

Si bien la participación de tales arquitectos en los proyectos del Centro Maggie se debe ciertamente al prestigio de Jencks, Lee dice que la elección de estos arquitectos es personal e intencional. Cualquier buen arquitecto podría desarrollar un buen proyecto de acuerdo con nuestras necesidades, pero lo que estamos buscando son personas con inteligencia emocional, capaces de satisfacer necesidades existenciales más allá de aquellas espaciales: ¿cómo un espacio puede contribuir a nuestra sensación de tranquilidad, calma, espíritu, esperanza y nos inspira a luchar por nuestra propia vida?

Lee dice que los diseños del Centro Maggie buscan evitar la imagen de un edificio institucional para enfocarse más en un espacio hogareño, lo suficientemente flexible como para acomodar a personas de todas las edades y orígenes.

Los Centros Maggie continúan prosperando, actualmente reciben más de 281.000 pacientes con cáncer y familiares cada año; lo que ha cambiado durante este tiempo es que las personas ahora son conscientes de la importancia de espacios como estos en la lucha contra el cáncer, dice Lily:

Todos sufrimos de alguna manera por todo lo que sucede a nuestro alrededor, ya sea en la vida privada o pública (...) En los espacios para el tratamiento de personas enfermas, esto es aún más evidente

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Laura Raskin. "Centros Maggie: cómo la arquitectura puede ayudar a los pacientes con cáncer a combatir la enfermedad" [How Maggie’s Centres Help Cancer Patients Find Strength from Within] 01 nov 2019. ArchDaily México. (Trad. Rojas, Piedad) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/927629/centros-maggie-como-la-arquitectura-puede-ayudar-a-los-pacientes-con-cancer-a-combatir-la-enfermedad> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.