Todas las ciudades deben transformar sus Elefantes Blancos

Todas las ciudades deben transformar sus Elefantes Blancos

No todas las obras de arquitectura son un éxito. Hay un término temido, reservado sólo para los proyectos más derrochadores y ociosos: "Elefantes Blancos".

Esta denominación literal fue la adoptada durante años para el famoso gigante abandonado en Villa Lugano, Buenos Aires. Un proyecto inacabado que pretendía ser el hospital público más grande de América Latina. Hoy en día, es difícil recordar la enorme estructura en desidia. En su lugar, ahora se encuentra la actual sede del nuevo Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad. Un edificio de muchos menos pisos. Un edificio que da lugar a un gran parque.

¿Cómo olvidar nuestros Elefantes Blancos y convertirlos en lugares eficientes? 

Desde la Secretaría de Desarrollo Urbano, nos cuentan cómo la clave está en la escala humana:

Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Elefante Blanco - Antes. Image Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Elefante Blanco - Antes. Image Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

El nuevo Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires reemplaza la estructura semi abandonada del hospital especializado en tuberculosis cuya obra quedó a mitad de camino en 1955. Tras 80 años de abandono, esa mole oscura y deteriorada se transformó en una sede gubernamental con parque público que dejó atrás 70 años de desidia. Tras la demolición de la vieja estructura, en 2018, la obra de Villa Lugano promovió la urbanización y la integración del barrio a partir de la recuperación de un espacio desvalorizado. El proyecto estuvo a cargo del Gobierno de la Ciudad a través de un trabajo en conjunto entre la Dirección General de Proyectos de Arquitectura, del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte (hoy Secretaría de Desarrollo Urbano) y el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat.

La nueva sede ocupa 21.000 m2 y cuenta con subsuelo, tres niveles de oficinas para más de mil empleados y una terraza verde de uso público que funciona como un mirador hacia la ciudad. La planta baja admite diversos programas: comedor, salón de usos múltiples, auditorio y una sucursal del Banco Ciudad. El proyecto contempla espacios abiertos, de plantas libres y sin vigas. La espacialidad interior, generosa, es el resultado de una serie de operaciones y recortes en las losas. 

Desmantelamiento 1. Image Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Desmantelamiento 1. Image Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

El parque público con 1,2 hectáreas de espacios verdes y patio de juegos inclusivos fue diseñado en conjunto con los vecinos del barrio. Este formato participativo responde a la iniciativa de la Dirección de Antropología Urbana que analiza las problemáticas del tejido social desde una perspectiva transversal. La escala humana es la clave de los proyectos co creados con los vecinos que, en este caso, delinearon el rumbo del parque. Más de 4500 intervinieron en la definición del equipamiento (huerta, circuitos recreativos, postas aeróbicas, canchas de tejo) y la elección del nombre, que por votación se eligió Parque Elefante Blanco. 

Construcción 1. Image Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Construcción 1. Image Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

El proceso que le cambió la cara al Barrio 15 se inició con la demolición del esqueleto, en octubre de 2018. Si bien se evaluaron distintas posibilidades para recuperar la estructura los equipos que intervinieron en el proyecto determinaron que era irrecuperable: fachadas inundadas, núcleos alejados y deterioro avanzado.

Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

El nuevo predio no sólo sumó seguridad y accesibilidad a la zona. Se enmarca en un plan de desarrollo y revitalización de las áreas vulnerables del sur de la Ciudad de Buenos Aires a partir de eliminar las barreras que dividen estos barrios del resto de las comunas. La integración de la Villa 15 y la mejora de la calidad de vida de 25 mil vecinos fue el punto de partida, según Álvaro García Resta, actual secretario de Desarrollo Urbano.

Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

El arquitecto explica que “el desafío consistió en realizar 3 obras en 1. La demolición del Elefante Blanco se ejecutó al mismo tiempo que se iniciaban las obras del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat y tomaba forma el parque. El nuevo espacio público promueve el equilibrio social y se transforma en el punto de encuentro entre los vecinos y el Estado. Fue pensado desde la lógica de deconstruir la desidia para construir el futuro. Ciudad Oculta recupera visibilidad y se integra al entorno verde equipado con áreas deportivas y anfiteatro”. Otra de las apuestas, señala García Resta, fue lograr una síntesis constructiva desde la intervención austera, silenciosa y respetuosa del contexto: “El edificio marca su presencia sin ocultar el espacio público”.

Elefante Blanco - Después. Image Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Elefante Blanco - Después. Image Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Las fachadas están materializadas en hormigón armado a la vista y resueltas con balcones continuos y protecciones metálicas que colaboran en reducir la influencia térmica. Sencillo y de bajo mantenimiento, el volumen contempla en su diseño la huella del viejo hospital que quedó trunco y que con el tiempo sólo generó desolación. El programa, además, incluye estacionamiento para 102 automóviles y un perímetro arbolado y equipado con mobiliario urbano. El proyecto integral del complejo contribuye al reordenamiento de la circulación en la zona, ya que pone en valor el entorno de los sectores conformados por las calles De la Rosa, Hubac, Cañada de Gómez y Timoteo Gordillo. La integración del área contempló la construcción de una nueva red cloacal, pluvial y de agua, junto al soterramiento de la red eléctrica y de fibra óptica. En este sentido, también se revitalizaron calles, veredas, cordones, cunetas, luminarias, y distintas áreas equipadas para el disfrute seguro de los vecinos. Históricamente postergado, el barrio deja atrás la oscuridad y la desidia con la llegada de más de mil personas que día a día concurren a trabajar, un recurso que también genera más empleo y dota al entorno de mejores condiciones de seguridad.

Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

De acuerdo al relevamiento realizado por la Dirección General de Antropología Urbana, los vecinos plantearon la necesidad de darle una vuelta de página a la inseguridad. Entre otras soluciones, se instalaron luminarias LED y se pusieron en valor calles intransitables. 

Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Elefante Blanco. Image Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Elefante Blanco. Image Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

El programa que buscó reactivar la economía de la zona desestigmatizó al barrio conocido como Ciudad Oculta. Sus vecinos ya no esconden más ese alias peyorativo, producto de asentamientos informales. Ahora tienen nombre propio.

Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Cortesía de Secretaría de Desarrollo Urbano / Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Este artículo es parte del Tema del mes en ArchDaily: Escala Humana. Cada mes exploramos un tema en profundidad a través de artículos, entrevistas, noticias y obras. Conoce más sobre nuestros temas aquí. Y como siempre, en ArchDaily valoramos las contribuciones de nuestros lectores. Si quieres postular un artículo o una obra, contáctanos.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Fabian Dejtiar. "Todas las ciudades deben transformar sus Elefantes Blancos" 10 oct 2020. ArchDaily México. Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/948199/todas-las-ciudades-deben-transformar-sus-elefantes-blancos> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.