Las Torres de Babel en Nueva York

Las Torres de Babel en Nueva York

El mundo se enfrenta a un siglo urbano. La población mundial se está colapsando en los centros de las ciudades a medida que la fabricación y la agricultura necesitan menos humanos porque la tecnología reemplaza la mano humana con máquinas. La población urbana mundial ha pasado de 751 millones en 1950 a 4460 millones en 2021 y crecerá a 6680 millones en 2050.

Mientras que los arquitectos y diseñadores quieren definir y controlar el futuro de nuestras ciudades, la realidad inmediata de la ciudad de Nueva York, ahora, es una lección de lo que puede ser nuestro futuro. Su respuesta se puede ver con el advenimiento de The Tower, el tejido de Manhattan.

Ya sea que se hayan gastado $ 25 mil millones en Hudson Yards, o la docena de "Torres de aguja" que se han construido con otra docena planeada o que se construya para albergar a un pequeño número de personas muy ricas, la ganancia ha sido el criterio central del diseño.

Es fácil criticar estas respuestas que maximizan el valor de la tierra extremadamente costosa que se necesita. Cada una de estas singularidades tiene su propio grado de perversidad. La vista de estalagmitas de vidrio hinchadas, descoordinadas y desgarbadas que alcanzan nada más que vanagloria entre ellas mismas se siente distópica. En The Guardian, Hamilton Nolan lo llamó una "fantasía ultracapitalista... multimillonaria". Mientras que John Massengale apunta que Pencil Towers señala a la ciudad de Nueva York.

Las Torres de Babel en Nueva York - Imagen 2 de 4
El desarrollo de Hudson Yards. Imagen © Mark Wickens

No solo existe una repulsión estética por el uso extremo de la altura en Nueva York para ganar dinero, sino también el deseo de controlar lo que será un cambio humano sin precedentes. El diseño y la planificación urbana se han disparado en los Estados Unidos como una opción de carrera. La cantidad de personas empleadas en esos campos casi se ha duplicado en solo unos pocos años, de poco más de 20,000 personas a casi 40,000.

Además de la estética y la demografía, los cambios drásticos de clima exigen poner menos carbono en nuestra atmósfera para reducir el cambio climático en nuestro futuro. Las poblaciones densas emplean menos carbono. Cuando los humanos se enfrentan al cambio, nuestro instinto es controlarlo. Nos movilizamos para derrotar a Hitler, secuestramos y vacunamos para derrotar al COVID, educamos y luego legislamos para enfrentar el imperativo urbanístico. ¿Cómo abordamos la altura extrema y las proporciones inquietantes que invaden nuestro sentido del mundo, incluso en un siglo urbano?

Las Torres de Babel en Nueva York - Imagen 3 de 4
432 Park Avenue por SHop Architects. Imagen © dbox para CIM Group y Macklowe Properties

Como cualquier edificio de base comercial, y casi todas las construcciones urbanas construidas de forma privada están destinadas a generar ganancias para el constructor. 1,000 pies de altura es ahora una línea de base. Por lo tanto, menos costo de terreno por pie cuadrado de edificio significa que una relación de esbeltez de 20:1 es totalmente comprensible. El lavado de ojos de la "densidad" y lo absurdo de la dependencia total del ascensor y el costo extremo siempre fueron parte de la realidad de la torre. Pero ahora, a raíz de la pandemia y el crimen aparentemente incontrolable, menos del 40 % de los negocios de Manhattan están ocupados.

Manhattan puede estar ofreciendo una advertencia, más allá del diseño urbano, la arquitectura a través de la zonificación o incluso la estética de las ganancias. Antes de que siquiera se pensara en un rascacielos –y mucho menos en una Torre de la Aguja– la humanidad contemplaba llegar más allá de nuestro alcance.

Se dice que Moisés escribió el libro de Génesis en la Biblia hace más de 2500 años. En él, se describe una torre, no como un uso rentable de la construcción, sino como una devoción central de sus constructores para controlar el mundo que la rodea y manifestar nuestra humanidad. Esa Torre de Babel es a la vez símbolo y metáfora, pero su significado en la religión y la mitología se debe, para mí, al poder de la expresión humana, no a la teología. Como dijo Moisés:

Venid, edifiquémonos una ciudad, con una torre que llegue hasta los cielos, para que podamos hacernos un nombre; de lo contrario, seremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra.

De la misma manera que el carbono es simplemente el subproducto de nuestro deseo de controlar el mundo, las torres son el producto que los humanos construyen para expresar y controlar y “hacernos un nombre”, ahora y hace 2500 años.

Las Torres de Babel en Nueva York - Imagen 4 de 4
Torre de Babel. Imagen vía esotericmeanings.com

Este artículo es parte de los temas de ArchDaily: Tendencias urbanas y de la vivienda. Cada mes exploramos un tema en profundidad a través de artículos, entrevistas, noticias y obras. Conoce más sobre nuestros temas. Y como siempre, en ArchDaily valoramos las contribuciones de nuestros lectores. Si quieres postular un artículo o una obra, contáctanos.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Dickinson, Duo. "Las Torres de Babel en Nueva York" [New York’s Towers of Babel] 28 jul 2022. ArchDaily México. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/986192/las-torres-de-babel-en-nueva-york> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.