¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra

¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra
¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra - Imagen 1 de 8
Los ladrillos, mostrando una gama de minerales y colores de arcilla. Imagen por cortesía de Lola Ben-Alon

El uso de materiales basados en la tierra aparece en dos prácticas a lo largo de la historia: en la construcción de edificios y -mucho menos conocida o comprendida de forma concluyente- en ciertos patrones de consumo alimentarios. En pocas palabras: el suelo, el más importante recolector de nutrientes de la tierra, puede utilizarse tanto para construir como para comer.

En lo que respecta a las prácticas de construcción, los materiales de tierra se encuentran entre los más antiguos conocidos por la humanidad, con estructuras milenarias y que siguen dando cobijo a aproximadamente un tercio de la población mundial[1]. Se trata de un material vernáculo en el sur del mundo, al igual que en Alemania, Francia y el Reino Unido, donde sólo en Europa Occidental se pueden encontrar más de 500.000 viviendas de tierra [2]. Mientras tanto, en lo que respecta a la alimentación a base de tierra, tanto las prácticas culturales como los comportamientos individuales que implican la ingesta de materiales de tierra se han registrado durante siglos en todo el mundo: en África, los caribeños, Oriente Medio, la antigua China y Europa. "Recetas", por así decirlo, como la Calabash Chalk, utilizan tierras ricas en arcilla, ya sea para ritos religiosos, como medicina o para saciar antojos habituales [3].

A pesar de las numerosas similitudes y de las rutas históricas y geográficas casi paralelas, hasta donde sabemos, nunca se han comparado o combinado ambos fenómenos. El proyecto [EAT ME BUILD ME] pretende llenar este vacío examinando las historias paralelas y haciéndolas converger a través del estudio de la estructura mineralógica de los materiales terrestres.

¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra - Imagen 2 de 8
The installation, que se inaugurará en septiembre del 22 en el Tallinn Architecture Biennale. Imagen cortesía de Lola Ben-Alon

La instalación, que formará parte de la Bienal de Arquitectura de Tallin de 2022, consta de una disposición, en formato de matriz, de elementos de tierra construibles y comestibles. La tierra se recogió de una cantera de reciclaje situada en Goshen, Nueva York, a una hora de Manhattan. Comprobamos el tamaño de las partículas y el contenido mineralógico de los suelos para determinar la disposición de los elementos en la escala que va de lo edificable a lo comestible.

En cuanto a la construcción, los ladrillos fabricados digital y manualmente muestran los últimos avances en la construcción manual y digital con tierra, al tiempo que introducen aditivos de refuerzo de base biológica para mejorar la resistencia. En el lado comestible, se presentan galletas, tizas y cápsulas de tierra, que reproducen recetas tradicionales y ofrecen interpretaciones modernas del uso de la tierra como suplemento alimenticio. A cada lado de la matriz, un vídeo que muestra las prácticas de la tierra edificable y comestible, vistas desde un punto de vista occidental.

¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra - Imagen 5 de 8
Creación de los ladrillos, hechos de tierras, arcillas, con o sin fibras. Imagen cortesía deLola Ben-Alon

El sesgo occidental
Ambas prácticas históricas -la de utilizar la tierra como sustancia edificable y comestible- han experimentado interpretaciones negativas. La construcción con tierra se dejó de lado durante los procesos colonizadores de la modernización industrial debido a la introducción de materiales industrializados como el cemento Portland[4]. A medida que los dictados del modernismo arquitectónico y el desarrollismo (desarrollo internacional de posguerra) arraigaron en todo el mundo, el deseo de sustituir la tierra -un material intensivo en mano de obra, muy variable y difícil de estandarizar- por piezas producidas en masa y coherentes con las economías de escala globales relegó la construcción con tierra a un segundo plano. Los materiales de construcción de tierra se han ganado una percepción negativa como "sucios" y la elección de los pobres para la vivienda, como se muestra en un estudio de percepción global anterior estudiado por Ben-Alon [5].

En el caso de comer tierra, la perplejidad -tanto por parte de personas ajenas a una comunidad cultural como, a veces, de miembros de la misma sociedad- ha llevado a asociarla durante mucho tiempo con la práctica de la geofagia: una patología o trastorno psiquiátrico de ansias irrefrenables de consumir tierra, barro o suciedad. No sólo se consideraba perjudicial para la salud y el sistema digestivo del consumidor, sino que el uso intercambiable de "tierra", "barro" y "suciedad" también invocaba nociones de excremento, suciedad y los peligros de la descomposición. Nuestros prejuicios actuales contra la idea de comer tierra también pueden deberse a la relación causal que se percibe entre la pobreza y esta práctica; en resumen, el prejuicio de que comer tierra sólo puede ser un último recurso desesperado ante la escasez de alimentos.

Sin embargo, las actitudes han empezado a cambiar con respecto a estos fenómenos: en el caso de la construcción con tierra, el catalizador ha sido la urgente llamada de atención debida a la crisis climática y la necesidad de prácticas y materiales de construcción más sostenibles. En el caso de comer tierra, un creciente número de pruebas científicas demuestran que comer tierra puede tener ventajas evolutivas y puede aportar beneficios específicos para la salud.

¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra - Imagen 6 de 8
El proceso práctico del proyecto [EAT ME BUILD ME] se remonta a los métodos tradicionales y desarrolla nuevas "recetas" de elementos de la tierra: desde tizas, hasta galletas, pasando por ladrillos. Imagen cortesía de Lola Ben-Alon

El terreno mineralógico común

El suelo se forma debido a la meteorización natural de las rocas y tarda millones de años en formarse. Dentro del suelo, los minerales de la arcilla son el componente esencial para el crecimiento de las plantas. En los ladrillos quemados, no es posible recuperar los minerales arcillosos naturales de la arcilla quemada, a no ser que se les permita someterse a la intemperie durante millones de años.

¿Qué partes del suelo se pueden utilizar para comer? Sorprendentemente, tanto las partes construibles como las comestibles de la tierra comparten una base mineralógica común: la arcilla. Independientemente de su localización geográfica o de sus hábitos culturales, las recetas tradicionales a base de tierra vienen con instrucciones claras sobre qué tipo de tierra utilizar y de dónde obtenerla. Todas tienen en común el uso de suelos ricos en arcilla, que incluyen una actividad microbacteriana orgánica mínima. Aunque en el habla cotidiana, la "arcilla", en su estado plástico y moldeable, se asocia con el barro y la suciedad, en su estado de partícula, cuando no está suspendida en el agua, se parece mucho a otras partículas de rocas que los humanos utilizan como especias.

¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra - Imagen 8 de 8
Cortesía de Lola Ben-Alon

A nivel de química metabólica, la arcilla cuenta como un mineral adsorbente. Los minerales de arcilla consisten en unos 15 minerales clasificados ordinariamente que pertenecen a tres grupos principales: caolín, illita y esmectita. Como tal, una preocupación importante al considerar los usos en la construcción y los beneficios para la salud de la arcilla es la misma que con otros minerales, es decir, cuán estable, lábil o biodisponible es el mineral (es decir, capaz de ser absorbido y convertido en útil para la construcción y por el cuerpo). La idoneidad de los minerales de arcilla para la alimentación y la construcción con tierra comparten importantes similitudes: para ambas prácticas, el caolín ha sido uno de los favoritos. Se ha demostrado que el caolín reduce las náuseas y las enfermedades y muertes relacionadas con el envenenamiento[6], al tiempo que es un mineral de arcilla ideal para la construcción con tierra: el agua es menos capaz de penetrar entre las capas moleculares, por lo que presenta una mayor resistencia a la compresión y una menor hinchazón al mojarse [7].

¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra - Imagen 3 de 8
Ben-Alon and Yavo-Ayalon en el estudio, en sus experimentos materiales. Imagen por cortesía de Lola Ben-Alon

El proyecto [EAT ME BUILD ME]

Como experimento, el proyecto [EAT ME BUILD ME] es el primer intento de exponer las similitudes y hacer converger las rutas históricas y geográficas casi paralelas de construir con tierra y comer tierra. Especula un mayor alcance de los mecanismos de la cadena de suministro de la construcción, donde los materiales basados en la tierra (llamados a veces barro o suciedad) se perciben no como una materia ineficaz, sino como un recurso multidimensional que puede utilizarse tanto para un refugio como para una comida, ofreciendo así una perspectiva futurista al creciente campo de conocimiento que investiga las sustancias más saludables en los materiales de construcción. Para ampliar los límites del campo de los materiales de construcción, especulamos y nos planteamos preguntas como las siguientes ¿Podemos desarrollar componentes de construcción comestibles que se adapten a nuestras carencias de minerales y nutrientes? ¿Puede utilizarse la tierra disponible como sustancia edificable y comestible? 

Esta instalación experimental pone a prueba las ideas y creencias relativas a la división naturaleza/cultura que rige gran parte de nuestros actuales paradigmas del medio ambiente. Mientras que literalmente mapea suelos crudos para sus potencias construibles y comestibles, el montaje experimental también produce un mapa de estas diversas ideologías y sus tensiones, hacia la reformulación actual de nuestro ser en el mundo.  

¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra - Imagen 7 de 8
Las tizas de arcilla-tierra creadas con fines comestibles. Imagen por cortesía de Lola Ben-Alon

El proyecto [EAT ME BUILD ME] es un ejercicio tanto táctico como conceptual. Por un lado, pretende examinar y redescubrir las cadenas de suministro de materiales terrestres fácilmente disponibles como sustancias tanto constructivas como nutritivas.  Ofrece una perspectiva única sobre el metabolismo y la nutrición humanos, posible gracias a la ingestión de los conjuntos de edificios que nos rodean. Este texto especulativo y la instalación tienen como objetivo sugerir radicalmente que los posibles conjuntos de base terrestre y biológica pueden sumergirse en las fachadas de los edificios como masa de construcción natural, saludable, no tóxica y presumiblemente comestible. A diferencia de las fachadas verdes en las que los alimentos se cultivan en sistemas textiles o contenedores, la singularidad de esta investigación radica en el uso de sustancias nutritivas agrícolas, es decir, de la granja al edificio y del edificio a la mesa, como fuente de minerales, nutrientes y superalimentos dentro del propio edificio.

¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra - Imagen 4 de 8
Los suelos ricos en arcilla utilizados por Ben-Alon y Yavo-Ayalon fueron cultivados en Goshen, NY, de una cantera de reciclaje local . Imagen cortesía de Lola Ben-Alon

[1] Niroumand, Hamed, M. F. M. Zain, and Maslina Jamil. "Various types of earth buildings."Procedia-Social and Behavioral Sciences 89 (2013): 226-230.

[2] Pacheco-Torgal, F., & Jalali, S. (2012). Earth construction: Lessons from the past for future eco-efficient construction.Construction and building materials,29, 512-519.

[3] Young, S. L., Sherman, P. W., Lucks, J. B., & Pelto, G. H. (2011). Why on earth?: Evaluatinghypotheses about the physiological functions of human geophagy. The quarterly review of Biology,86(2),97-120.

[4] Martinez, D. J. S. (2017).Concrete Colonialism: Architecture, Urbanism, Infrastructure, and the American ColonialProject in the Philippines(Doctoral dissertation, Columbia University).

[5] Ben-Alon, L., Loftness, V., Harries, K. A., & Cochran Hameen, E. (2022). Overcoming the Perceptual Gap: Worldwide Perceived Comfort Survey of Earthen Building Experts and Homeowners. In Construction Technologies and Architecture (Vol. 1, pp. 521-528).

[6] Liu, Y. L., Malik, N., Sanger, G. J., Friedman, M. I., & Andrews, P. L. (2005). Pica—a model of nausea? Species differences in response to cisplatin. Physiology & behavior, 85(3), 271-277.

[7] Narloch, P., Woyciechowski, P., Kotowski, J., Gawriuczenkow, I., & Wójcik, E. (2020). The effect of soil mineralcomposition on the compressive strength of cement stabilized rammed earth.Materials,13(2), 324.

Sobre este autor/a
Cita: Lola Ben-Alon, Sharon Yavo-Ayalon & Amy Zhang . "¿Podemos comer edificios? Reflexiones sobre edificios comestibles hechos de tierra" [Can We Eat Buildings? Thoughts About Edible Buildings Made of Earth] 05 ago 2022. ArchDaily México. (Trad. Vivas, Diego) Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/986635/podemos-comer-edificios-reflexiones-sobre-edificios-comestibles-hechos-de-tierra> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.