Confitería del Molino: Los detalles de la restauración de un hito patrimonial del Art Nouveau

Confitería del Molino: Los detalles de la restauración de un hito patrimonial del Art Nouveau
vía Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires Bajo Licencia CC BY 2.5 AR
vía Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires Bajo Licencia CC BY 2.5 AR

Sección. Image © Ocsaj [Wikimedia] bajo licencia CC BY-SA 4.0Plantas. Image © Ocsaj [Wikimedia] bajo licencia CC BY-SA 4.0Vista. Image © Ocsaj [Wikimedia] bajo licencia CC BY-SA 4.0Proceso de modelización 3D para la reproducción de las piezas. Image Cortesía de Confitería Del Molino+ 25

Con un siglo de historia, la Confitería del Molino, obra del arquitecto Francisco Gianotti, nacido en Italia en 1881 y llegado a nuestro país en 1909, es uno de los hitos patrimoniales de la Arquitectura argentina. Luego de permanecer cerrado durante más de 20 años, en julio de 2018, el Congreso Nacional tomó posesión del inmueble y dio inicio a las tareas de recuperación. Particularmente en Argentina donde, por descuidos o desinterés, un gran número de obras de valor patrimonial se han perdido, proyectos de este tipo nos invitan a pensar cuál es el rol de la arquitectura en la construcción de la memoria colectiva de una ciudad.

Siendo Monumento Histórico Nacional desde 1997 y considerado un icono del Art Nouveau, el edificio posee, además de la Confitería de la planta baja y los salones de fiestas del primer piso, tres subsuelos –donde se encontraban las áreas de mantenimiento y producción de pastelería- y departamentos que fueron destinados a la renta en los niveles superiores, sumando una superficie mayor a los 7500 m2 construidos.

vía Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires Bajo Licencia CC BY 2.5 AR
vía Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires Bajo Licencia CC BY 2.5 AR

En vistas de conocer algunos detalles sobre el proceso de restauración, conversamos con el arquitecto Guillermo Rubén García quien, además de estar a cargo del Área Técnica Comisión Administradora del Edificio del Molino, es Asesor de Patrimonio Cultural del Congreso de la Nación.

Respecto a la cantidad de rubros de especialidades y equipos que han trabajado en conjunto durante la restauración, Guillermo comenta que “Se requirió de un equipo de cuarenta restauradores y sus asesores externos para realizar únicamente las tareas de carpintería, metales, ornatos, pintura mural, vitrales y otros detalles. Por otro lado, se necesitó de un equipo de arqueología urbana permanente. La Comisión Administradora del edificio contó con un equipo técnico especializado en patrimonio cultural material e inmaterial, además de convenios de consultoría con las Universidades y sus laboratorios. Adicionalmente y por convenio interjurisdiccional, se contó con el aporte del Ministerio de Obras Publicas Nacional y del Ministerio de Espacio Urbano de CABA para trabajar toda la envolvente edilicia y con Astillero Rio Santiago para la recuperación de la marquesina metálica. El resto de las obras se licitaron a través de la propia Comisión Administradora del Edificio del Molino, buscando dividir el conjunto en especialidades para que estas puedan ser resueltas por empresas pertinentes, las cuales reunían las condiciones necesarias para resolver cada uno de los desafíos propios del conjunto.”

vía Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires Bajo Licencia CC BY 2.5 AR
vía Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires Bajo Licencia CC BY 2.5 AR

Las principales dificultades técnicas con las que tuvieron que lidiar durante el proceso de restauración estaban, por un lado asociadas a problemas estructurales–el edificio había sido proyectado en hormigón armado premoldeado, del cual no se contaba con suficiente experiencia en la época, lo que desencadeno una serie de patologias- y por el otro a la multiplicidad de detalles del edificio a restaurar, -la variedad y diversidad de piezas, aplicaciones ornamentales y materiales utilizados- “En 1916, Gianotti se volcó de lleno a la construcción de la Confitería del Molino por encargo del empresario italiano Cayetano Brenna. Lo hizo en muy breve tiempo y sin interrumpir las tareas de producción y expendio. Esto lo llevó a proponer nuevas tecnologías de vanguardia como el hormigón armado premoldeado del que no se contaba con suficiente experiencia en su comportamiento. Así como englobar en un único edificio dos construcciones precedentes de tecnología metálica, dotando de una fachada de características únicas y de una torre que lo corona, con multiplicidad de aplicaciones vítreas y cerámicas constituyendo una pieza destacada del Art Nouveau en Argentina.”

vía Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires Bajo Licencia CC BY 2.5 AR
vía Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires Bajo Licencia CC BY 2.5 AR

Respecto a las patologías, Guillermo comenta que “Luego de dos décadas de abandono, el edificio tenía principalmente patologías estructurales en componentes metálicos, inundación de subsuelos, instalaciones sin mantenimiento, vandalismo, pérdida de ornatos, exposición a deterioros ambientales, detritos orgánicos y vegetación invasiva.”

La reconstrucción de los elementos de ornamentación, la identificación de los tonos originales y la recomposición de demás detalles de precisión fue especialmente un desafío. Según Guillermo, el equipo no contaba con documentación precisa sobre la cual apoyarse, por lo que las tareas de análisis y la colaboración de los ciudadanos fue esencial: “Por tratarse de un edificio que hasta su expropiación en 2014 fue privado, no se contaba con documentación preliminar. Por este motivo se ejecutaron diversos trabajos por parte un equipo multidisciplinario que estudió detalladamente cada uno de los componentes del edificio. Se realizaron cateos estratigráficos, catas estructurales, análisis de laboratorio y pruebas, piloto tanto en interior como en el exterior de la construcción. Por otro lado, se le solicitó a la ciudadanía el aporte de fotografías o documentos a través de medios de comunicación y redes sociales que pudiesen servir para la reconstrucción.” A partir de estos estudios y colaboraciones, se redibujaron los elementos y se realizaron trabajos de modelización 3d para reconstruir las piezas.

Los leones alados fueron replicados mediante fotos históricas y procesos de modelización 3D.

Para concluir, Guillermo nos cuenta que un elemento vital para poder llevar a cabo la restauración “fue relacionar la obra con la comunidad. A través de redes sociales y medios de comunicación en general, se recurrió a la colaboración conjunta de la comunidad y esto fue lo que permitió recolectar los datos materiales e inmateriales que permitieron, junto con un plan de lectura del edificio, recuperar los valores identitarios del monumento, garantizando su conservación y sustentabilidad para las generaciones futuras.”

Reconstrucción digital de los vitrales basada fotografías históricas, respetando sus colores, texturas y técnica constructiva.

Si bien ya se han finalizado numerosos trabajos y los andamios de la fachada comenzaron a ser retirados, aún no hay una fecha estimada de reapertura del edificio. La restauración de la Confitería avanzada en un 75%, pero hay que recordar que la construcción tiene mas de 7500 m2 y la confitería es solo un tercio de la misma.

vía Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires Bajo Licencia CC BY 2.5 AR
vía Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires Bajo Licencia CC BY 2.5 AR

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Belén Maiztegui. "Confitería del Molino: Los detalles de la restauración de un hito patrimonial del Art Nouveau" 30 ene 2021. ArchDaily México. Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/954965/confiteria-del-molino-los-detalles-de-la-restauracion-de-un-hito-patrimonial-del-art-nouveau> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.